El Cabo de Gata, un paisaje fantástico de oleaje pétreo


Pueblos blancos, acantilados marinos, amplias ensenadas que se abren al mar, aguas esmeraldas y recónditas calas que se ocultan entre las escorias de los antiguos volcanes. Un paisaje fantástico de oleaje pétreo donde las minúsculas plantas y la rica fauna exhiben toda su belleza y resistencia en un clima hostil y semidesértico.

Rincón del Trotamundos. 14/4/2012

Cala de San Pedro

El Parque Natural del Cabo de Gata-Níjar, esta situado en el occidente almeriense, es uno de los espacios naturales de la Peninsula Iberica que más sorprende al viajero. Anclado en el tiempo por los 12 millones de años que separan las primeras erupciones y nuestros días, encontramos un trozo de tierra que se ha mantenido virgen e inalterable durante siglos, a pesar de la especulación urbanística que en los últimos años ha devorado todo el litoral mediterráneo. Esta conservación se debe en parte a la aridez del territorio y a la escasez de agua dulce de los acuíferos de la zona.

Los Escullos

En esta parte de la costa almeriense, la tierra ofrece una estampa semidesértica y bastante inhóspita para el hombre, por lo que las plantas y los animales tienen unas características propias que las diferencian de otras tierras del interior peninsular, e incluso de las zonas litorales más próximas. Esta particularidades se acentúan especialmente en la flora y la fauna que se han adaptado sabiamente a las duras condiciones climáticas de sequía y salinidad del ambiente.

Playa de los Muertos

A pesar de estas condiciones, el Parque Natural alberga una variada gama de  ecosistemas en los que habita un buen número de especies de fauna y flora: el palmito de la estepa, -una especie de palmera enana-, la única originaria del continente europeo.

Cala del Medio

Destacan en las llanuras los espartales y los tomillares. Existen además algunos endemismos exclusivos del Parque: el azufaifo de las dunas, el dragoncillo del Cabo, el azafrán, la hiel de la tierra del Cabo, la clavelina del Cabo, el gordolobo del Cabo y la aulaga mora.

Isleta del Moro

La fauna del parque ocupa un lugar destacado. La palma se la llevan las aves acuáticas de las salinas de Monteleva, situadas en el extrema más occidental de parque, entre cuyas especies destacan, por su numero y vistosidad, los flamencos rosados, la cigüeñuela, la avoceta y el chorlitejo patinegro. En los acantilados marinos viven de forma permanente numerosas colonias de aves y en la extensa estepa tiene su hábitat el camachuelo trompetero y el alcaraván.

Cala de la Media Luna

Geología

Las montañas del Cabo de Gata son las únicas existente en la Península Ibérica de origen volcánico y uno de los macizos más relevantes en el terreno geológico de toda Europa. Lo que más llama la atención del visitante al contemplar el relieve montañoso de este espacio natural, son sus grandes acantilados marinos que se elevan cientos de metros sobre el nivel del mar, así como el perfil redondeado de los montes, resultado de los viejos volcanes extinguidos hace más de siete mil años.

Agua Amarga

Destacan también las laderas desnudas, y las tonalidades de las rocas, compuesta fundamentalmente por lava, basalto, cenizas, arenas fosilizadas y conglomerado. Toda una rica colección de materiales geológicos que convierten a esta tierra, en una de las referencias obligadas para biólogos, botánicos y naturalistas de todo el mundo.

Acantilados

Por ello no es de extrañar que la Junta de Andalucía reconociera los altos valores de esta tierra del occidente península y  declarase esta parte de la costa almeriense como Parque Natural Marítimo-Terrestre. La UNESCO hizo lo propio, incluyendo dicho Espacio Natural en el catalogo de reserva de la biosfera. También ostenta el reconocimiento de zona de especial protección para las aves (ZEPA), y humedal de importancia internacional, recogido en el convenio de Ramsar.

Recorridos por el Parque

La luz cálida y la brisa del mar que se adentran suave tierra adentro, nos acompaña en el recorrido por los acantilados, las amplias ensenadas y los numerosos senderos que recorren el atormentado paisaje del Cabo de Gata. Más de 60 kilómetros de acantilados constituidos por materiales fósiles, donde se esconden solitarias calas de difícil acceso, dunas de arena, montes de negro basalto, y rocas colonizadas por algas y líquenes. Un paraje donde sólo las olas y el vuelo de las gaviotas reidoras perturban el silencio y la paz del caminante.

Torreón del Castillo de San Pedro

En las ensenadas que se abren al mar, podemos observar los estoicos pinos marítimos que atraen la humedad del mar para saciar su sed, las siempre verdes chumberas traídas a esta tierra por los árabes y los esbeltos y punzantes pitacos que llenan el vacío paisaje con sus altivas flores, siempre presentes en el horizonte y en las fotografías de los viajeros.

Playa de Mónsul

La cala de Mónsul, junto con otras muchas situadas al abrigo de los acantilados, es un lugar paradisiaco, su rojiza arena esta bañada por el suave oleaje del mediterráneo que lame con sensualidad la fina arena que cubre esta playa. El lugar esta rodeado por dunas móviles que el viento empuja tierra adentro y por grandes rocas de basalto formadas con la lava de los antiguos volcanes, La Peineta, que depositaron sobre el mar los incandescentes sedimentos.

Dunas fósiles del Playazo

Playas y calas de gran belleza natural que se muestran al viajero que pisa esta tierra en busca de del sol y el agua del Mediterráneo. La playa de los Genoveses, cala del Barronal, del Carbón, de la Media Luna,  de La Vela Blanca. Cala de San Pedro, del Plomo, del Medio, playa de Los muertos, de Los Escullos, el Playazo, la Fabriquilla …

Cala de la Polacra

En toda esta parte del litoral del Cabo de Gata, se asientan antiguos pueblos de pescadores que con el turismo se han transformado en lugares de vacaciones, en muchos casos aun conservan el antiguo sabor de los pueblos marineros, con casas de planta baja, techumbre aterrazadas, calles estrechas que se asoman al mar y paredes encaladas de blanco. Cabo de Gata, La Almadraba de Monteleva, La Fabriquilla, San José, Isleta del Moro, Rodalquilar, Las Negras, Agua Amarga. Son algunos de los pueblos por los que pasan las rutas de senderismo que discurren por el litoral y que sirven de aprovisionamiento y punto de partida o llegado de senderistas o aventureros que recorren esta espacio natural.

Cala los Cantos

Lo que no debes perderte

La Almadraba de Monteleva es uno de los humedales más valiosos de Almería. En las solubles aguas de estas balsas se puede avistar,  durante los atardeceres, una gran variedad de aves acuáticas que recalan en estos parajes durante su largo viaje entre Europa y África.

Rambla de Rodalquilar

En la parte central del Parque, se encuentran la antiguas minas de Rodalquilar, explotadas desde la época de los romanos. Durante este tiempo las montañas de arcilla fueron horadadas y se perforaron profundos pozos que yacen abandonados. La extracción del mineral a creado un paisaje de extraordinaria belleza que se eleva en medio del árido desierto almeriense.

Iglesia en Las Salinas de Monteleva

El pueblecito de pescadores de La Isleta del Moro, con sus casas blancas y sus oasis de palmeras, se levanta muy cerca de la ensenada de Los Escullos donde se alza el Castillo de San Felipe, una de las muchas fortaleza que hay en esta parte del litoral almeríense. Desde las terrazas de este castillo se tiene una estupenda vista de esta parte del Cabo de Gata.

Cala del Barranal

El Playazo esta situado al final de la rambla de Rodalquilar, es una de las playas más bellas del Cabo de Gata, esta se abre al mar entre dos grandes acantilados. En un costado de la playa se encuentra una gran duna fósil, donde podemos observar toda clase sedimentos marinos incrustados en la arena fósil.

Cala del Basalto

Más al sur del Parque, se encuentra el Cerro de la vela Blanca que se eleva sobre el mar, en cuya cima se levanta una torre medieval. Desde esta estupenda atalaya se divisa una espléndida panorámica de la costa del Cabo de Gata. Las espectaculares puestas de sol que se contemplan desde este estratégico lugar son para recordar durante toda la vida.

Ensenada de los Genoveses

Hacia el norte del Cabo, se halla la famosa Cala de San Pedro, famosa por que la ley que impera es la de la propia naturaleza, un territorio salvaje alejando del mundo civilizado donde el viajero, el aventurero y el nómada se encuentra con la madre naturaleza tal como le trajo al mundo.

Isleta del Moro

En el antiguo poblado minero de Rodalquilar, situado en la cabecera de la rambla del mismo nombre, se encuentra el único jardín botánico del Parque, en este lugar se pueden contemplar los endemismos de la flora almeriense que crece en las estepas y desiertos del litoral. Un lugar muy recomendable ya que su visita nos permitirá, además de conocer las plantas que en el se crían, reconocer estas cuando caminamos por el Parque del Cabo de Gata y otras zonas de Almería.

Ensenada de San Jose

Cala de Mónsul

Cabo de Gata

Cala del Carbón

Playa de los Genoveses

Las Negras

Cala de San Pedro

Cala de San Pedro

Cala de San Pedro

Cala del Medio

Dunas fósiles del Playazo

Cabo de Gata

Cabo de Gata

Los Frailes

Otros reportajes del Cabo de Gata publicados en El Trotamundos.

Senderos de costa, entre calas y acantilados

Aventura y ocio en la Naturaleza http://www.elrincondeltrotamundos.com

 

 

7 thoughts on “El Cabo de Gata, un paisaje fantástico de oleaje pétreo

  1. Creo que tenéis una pequeña confusión, las fotos de la cala que llamáis cala carbón, se trata de la playa de los basaltos

  2. a ver yo he estado muchísimas veces y puedo comentar muchos errores:
    1- La cala del medio se llama playa de en medio.
    2- La cala de la Media Luna es una playa no una cala.
    3- La cala del barranal se llama cala basaltos y la cercana cala es barronal no barranal.
    4- Las fotos de cala del basalto y cala del carbón corresponden las dos a la cala del lance (va por ti esteban).
    5- Los genoveses es una playa no una ensenada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *