Brillabas como una estrella de mar en medio del desierto

 

Una tarde en la playa yo repare en tu presencia, mientras la luz tenaz se colaba por entre las nubes y iluminaba tu sensual figura que se exhibía radiante. Brillabas como una estrella de mar ante la atenta mirada de juncos, cardos y mariposas. Mientras tu irradiabas belleza, los bañistas tostaban, indiferentes, sus cuerpos al sol. Los amantes del Windsurf, luchaban contra el viento, o jugaban con él demostrando sus habilidades y destreza. Los surferos, cazadores de olas, buscaban el vértigo de sus cúspides para hacer hermosas acrobacias y dibujar sobre las insinusas curvas, embudos y crestas, hermosos trazos con sus estilizadas siluetas.

Un destello de paz en la tarde de poniente, se apoderaba del viajero al contemplar tus blancas hojas mirando el rostro del cielo, con las que deleitabas al observador que por azar había recalado en esta playa del Cantábrico en la cúspide del verano. Una estrella depositaria del esplendor de la naturaleza en las inertes y movedizas arenas, rodeada por un mar de holas que se agitaban con la mirada y mecían todo su poderío y bravura contra las rocas, al tiempo que las aguas lamían la playa y se adentran en la tierra firme por el angosto estuario del valle, buscando un camino con retorno en el que arrebataban la arcilla que alimenta el ego del mar.

OFERTAS VIAJES DE ÚLTIMA HORA

OFERTAS TURISMO RURAL

OFERTAS VIAJES Y DEPORTES DE AVENTURA

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *