Islandia, un país en el que la naturaleza te demuestra lo pequeño que eres

 

Manuel Santervás Martín: 22-7-2011

Islandia es un país en el que la naturaleza te demuestra lo pequeño que eres en cada momento. Sin ir más lejos hace unos diez días un volcán bajo el glaciar Solheilmajokull provocó una avenida de agua, barro y cenizas que se llevó por delante un puente de la nacional 1 cerca de Vik por el que debíamos pasar. Por suerte en una semana han montado un puente provisional para abrir esta importante vía de comunicación.

Para ir a Porsmork debemos coger un autobús todo terreno porque hay que atravesar varios ríos, algunos de ellos de más de medio metro de profundidad. Porsmork es una reserva por ser la principal zona boscosa del país y por estar rodeado de glaciares por todas partes. El autobús lo esperamos al lado de la cascada Seljalanfoss y tarda casi hora y media parando en un glaciar de camino.

El albergue está en Husadalur, un pequeño oasis entre tanta naturaleza salvaje. Tras comer ascendemos al pico Valanukkur para tener una panorámica de la zona. Empiezan a entrar nubes, bajamos a Langidalur (vaya nombrecitos!!!) donde hay un refugio. Parece que va a llover de un momento a otro a mares…, no obstante subimos a otro pico de nombre impronunciable donde la vista recompensa la inminente mojadura, bajamos medio corriendo entre bosques, pedreras y cenizas.

La vida se abre paso rápidamente en las cenizas volcánicas y montones de florecitas brotan en la lava. Milagrosamente sólo nos mojamos un poco cuando empieza a llover. Aprovechamos a ir a una mini charca termal durante la lluvia y tras una cena reconfortada por un licor de hierbas que nos regaló un grupo de españoles en la zona fuimos pronto a dormir.

Tras volver de Husadalur, nos fuimos hacia el parque nacional de Skaftafel. Tras las paradas obligatorias para aprovisionarnos llegamos al centro de interpretación del parque y decidimos hacer una ruta de unas cinco horas hacia la cascada Svartifoss y la ruta Skaftafellsheidi. Salimos lloviendo y al pronto para, como suele ser tónica aquí.

La cascada es especial por tener el techo de columnas de basalto hexagonales. Ascendemos por lomas verdes hacia el pico Kristinartindar con vistas de la masa glaciar del Vatnajokul. Entran nubes y amenaza lluvia las vistas del glaciar desde lo alto son espectaculares a pesar de estar medio cubierto. Nuevamente empieza a llover cuando llegamos al coche y a punto de calarnos finalizamos la ruta.

 

Otros reportajes del autor: Finlandia, hacia la costa suroeste

http://www.elrincondeltrotamundos.com


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *