Islandia, un viaje al infinito

 

Londres – Reikiavic

Manuel Santervás Martín

Este mes de julio, El trotamundos estará en Islandia en un apasionante viaje por esta maravillosa isla, donde los glaciales, las cascadas, los hielos, los fiordos y los grandes paisajes de origen volcánico, son los protagonistas. Los fenómenos de la naturaleza, hechizan al viajero, al explorador intrépido y al aventurero dispuesto a conocer los rincones más apartados de este hermosos país nórdico. Esperamos poder informaros con regularidad de las aventuras que vayamos viviendo en nuestro viaje por esta isla, si las condiciones nos lo permiten y las conexiones de Internet son propicias.

 

 

Bienvenidos a Islandia, un país en el que puedes oír hablar y no enterarte absolutamente de nada, donde tienen piedras volcánicas como grava para rellenar zanjas, donde a las doce parece atardecer y a las tres ya sale el sol de nuevo. El aeropuerto de Keflavic nos pareció un caos a la llegada, mezclándose gente que llega y que se va, nuestros equipajes tardaron en aparecer una eternidad y el susto que nos llevamos al ver que no estaba el del coche de alquiler fue morrocotudo.

Tras solucionar ambos incidentes nos fuimos a Reikiavic, una pequeña ciudad, si se puede llamar así después de venir de un gigante como Londres. Tiene su encanto, con casas pequeñas, de colores y una mezcla de tradición y austera modernidad. Montones de tiendas ponen el símbolo de información turística y lo que quieren es venderte excursiones.

Un paseo de tarde noche por las principales zonas de la ciudad nos permitió hacernos una idea de esta urbe. La luz increíble, con un atardece que dura más de media hora. Hoy nos iremos a ver Geysyr y la cascada Gulfoss, pasando por el parque de Thingvellir.

Otros reportajes  “Tres cumbres en los Ecrins

www.elrincondeltrotamundos.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *