Rumbo a Cobán, Alta Verapaz

Sofía Belles Humble

Tenemos el fin de semana, dos días y medio. Salimos el viernes por la tarde después de trabajar llegando por la noche a la ciudad de Cobán, cabecera del departamento Alta Verapaz. Ahí dimos un paseito, nos topamos con una procesión, ya que se acercaba la Semana Santa. Y curioso fue ver la procesión, con un motorcito para las luces y altavoces…

 

Finalmente encontramos la plaza central del lugar, ahí conseguimos encontrar algo para comer, nos sentamos en un banquito y nos quedamos observando el movimiento de la gente, los perros que venían a probar a ver si caía algo de comida, las mujeres, los hombres… Nos llamó mucho la atención que el parque estuviera plagado de militares, pero ahí estaban con sus armas a mano y nosotras seguíamos con nuestras observaciones.

Nos acostamos pronto, pues a la mañana siguiente a las 5.30 am. venía un busito por nosotras para llegar hasta Lanquín.

Sábado 5.00am, todavía no amaneció. Empezamos a prepararnos para la salida. Esperamos donde habíamos quedado con el busito, seguimos esperando, pasan los minutos, vamos a comprar algo para desayunar.. seguimos esperando… Ya casi las 6.00am. Qué hacemos? seguimos esperando o vamos a buscar otro bus?.

Entonces decidimos marchar de ahí y buscar otra alternativa. Vamos preguntando, empieza a salir el sol, y finalmente nos encontramos con lo que parece ser una estación, donde salen todos los pequeños busitos a los distintos lugares. Seguimos preguntando y encontramos uno que va hacia Lanquín, pero hasta las 7.00am no sale, pues no nos queda otra que seguir esperando, total media hora más…

Por fin, logramos salir de Cobán, rumbo a Lanquín en el pequeño busito.. calor, sueño, ganas de llegar al próximo destino… De repente como a mitad de camino hay una cola inmensa de carros que no circulan, nos dicen que no se puede pasar, debido a una manifestación de unos campesinos, que están tirando piedras y disparando…. Parece ser que no quieren que lleguemos a nuestro destino final..

Muchos dan la vuelta y se van, otros empiezan a salir para ver qué pasa.. Así que decidimos bajar para ver que pasaba, de nuevo nos volvimos a preguntar, qué hacemos? Los conductores empezaron a devolvernos la parte proporcional del pasaje que habíamos pagado, unos empiezan a decir que se puede llegar al otro lado a través de la montaña, como una hora caminando… Pues vayamos! dijimos, y sigamos con la aventura!!

Allá nos fuimos con un grupo de gente que estaba en nuestra misma situación, con niños, niñas, mujeres con calzado inapropiado para la situación, los que iban delante empiezan a caminar ligeramente, y algunos se quedan muy atrás, parándonos de vez en cuando para los que nos seguían no tomaran el camino equivocado..

seguimos caminando entre árboles, plantas, barro, con un paisaje espectacular y una aventura inolvidable… Puede que no llegáramos a nuestro destino final, pero desde luego, ese camino no lo hubiéramos conocido si no fuera por aquel incidente.

Cuando llegamos al final del camino, un bus nos estaba esperando, puesto que éste iba de camino a Cobán, y por lo mismo no pudo cruzar al otro lado. Suerte tuvimos que éste pasaba por aquí. Ahora ya supimos la razón por la que no llegaba el busito que nos iba a recoger…

Como el bus ya iba bastante lleno, dijimos de ir en la parrilla en la parte superior del bus donde van las maletas… Esto en situaciones normales y por carretera no te dejarían hacerlo, pero debido a las circunstancias, y que ya íbamos por un camino de tierra allá subimos.

Fue muy emocionante! Teníamos que agarrarnos bien, no fuera que saliéramos volando con los baches que había.. Se veía todo desde allá arriba, no parábamos de sorprendernos las cosas que nos estaban pasando, aventura tras aventura y sin buscarla. Qué manera de ir terminando nuestros días en Guatemala…

Llegamos a Lanquín, de ahí, teníamos que tomar otro bus hasta el hostal donde reservamos en Semuc Champey. Vino el carro del hostal y allá nos llevó en la parte de atrás agarrados y de pie para no caernos. Que bonito! Qué vegetación! Qué calor!

Descargamos nuestras mochilas, nos instalamos, le contamos al dueño del hostal lo ocurrido, se sorprendió de toda nuestra aventura y se disculpó porque no hubiera llegado el primer bus en Cobán. Pero feliz de que ya hubiéramos llegado bien al lugar.

Ese día sábado, ya siendo las 12pm fuimos a las pozas, para tomarnos un baño y conocer el lugar. Y qué bonito, qué sensaciones cuando los pececitos se acercaban a tus pies haciéndote cosquillas, ni se asustaban. Ay, bella Guatemala!

Cenamos en el hostal, ya que no había nada más por el lugar y nos acostamos pronto, ya que las luces se apagaban a las 10.00pm. Juntamos todas las camas para estar todos y todas juntas, pues somos una gran familia.. y nos dormimos rendidas…

Domingo 9.00am. Salimos, pagamos y vamos rumbo a la próxima excursión. Esta vez a las cuevas y después bajaríamos por el río con unas ruedas hasta el hostal. Nos toca esperar un ratito, y finalmente comenzamos a entrar con el guía. Nos dan una vela a cada una y entramos… Hay agua que nos cubre hasta la cintura, que fría! seguimos, en tramos tenemos incluso que nadar con vela en mano…

Apenas se ve, el guía a parte de las velas lleva un frontal, y nos va enseñando la paredes de la cueva, de cómo éstas se han ido formando a lo largo de los años con la caída del agua. En algún tramo nos toca subir sólo con una cuerda, subimos con un poco de miedo, pues apenas veíamos y caía el agua mientras subías, pero lo logramos.. seguimos, de nuevo tenemos que nadar con vela en mano y finalmente llegamos a un lugar pequeño, pero profundo.

De ahí, el guía nos enseñó cómo había que tirarse, subiéndose por las rocas y tirándote al agua, qué sensación!. Mayis, nuestra compañera aventurera quería experimentar esa sensación, y empezó a subir, de repente empezó a gritar y llorar, gritar a más no poder, se le había descolocado el hombro, y en qué lugar! Y ahora?, cómo hacemos?, no podía bajar ella sola de allí, el sitio era bastante complejo para como sacarla, entre lloros, nervios y gritos, todas nos quedamos ahí sin saber qué hacer, hasta que el guía se marchó a por ayuda y nosotras nos quedamos apenas sin luz, mientras las velas se iban consumiendo…

Por fin llegó el guía con un compañero entre los dos y Miguel intentaron bajarla y colocarle de nuevo el hombro en su lugar… finalmente lo consiguieron, bajarla y más o menos colocar el hombro, nado un poco por el agua, para empezar a moverlo de nuevo y empezamos a salir… Que susto! Mientras ellos iban bajando con Maya, nosotras íbamos detrás ya sin luz, hasta que hubo un momento que no veíamos absolutamente nada, el resto ya se había adelantado y nosotras nos quedamos atrás, uf! que horror!… Pero cuando por fin empezamos a ver la luz, ah! una maravilla y ahí estaba Maya más tranquila y con el hombro colocado…

Siguiente aventura, tirarse de un columpio al agua, que divertido se veía! pero no quise subirme, yo simplemente observé y tomé mis fotografías… De ahí, ya empezamos a bajar por el río con las ruedas que nos habían dado, que lindo! que relax! que paisajes!!

Llegamos al hostal, empezamos a recoger y rumbo a Lanquín de nuevo. De ahí, supuestamente había buses hasta Cobán, esperamos, seguimos esperando y nada.. ya se nos hicieron las 3.00pm y de repente reaccionamos.. Oye! que vamos a perder el bus en Cobán para llegar a Guate! Así que empezamos a preguntar si alguien bajaba por ahí o que nos pudiera dar jalón lo más cerca posible… Unos chichos nos avisaron de que iban a un punto y de ahí ya podríamos agarrar otro bus que nos llevara a Cobán.

De nuevo en el Pick up en la parte de atrás, de pie y agarrados para no caernos.. llegamos al punto donde nos dijeron, esperamos unos minutos y al poco vino un bus. Bien! Que suerte hemos tenido! Allá nos fuimos, apretaditos en el minibus hasta Cobán.

Una vez llegamos empezamos prácticamente a correr para llegar a la estación de buses que nos llevaba hasta la ciudad de Guatemala… De nuevo  suerte volvimos a tener, en pocos minutos salía el bus… Que relax!, saber que ya no teníamos que andar corriendo a ningún lugar para no perder ningún bus. Llegamos a Guate como a las 8.00pm y de ahí un taxi a casa.

HEMOS LLEGADO A CASA!!!!  HASTA LA PRÓXIMA AVENTURA!!!!

Otros reportajes de aventuras publicados en esta página web de la autora

Un extraordinario viaje por el corazón de México

Sigo viajando, conociendo nuevos mundos, otras culturas y otras gentes

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *