Un momento creativo de la naturaleza

Hemos escuchado a los dioses y en ese templo de la naturaleza en el que habitan, hemos soñado que no hay nada como ser libre aunque solo sea con nuestra imaginación.

La cara oculta de La Galana

Nos afanamos buscando el ate y la belleza, algo que la naturaleza nos ofrece por doquier, solo hace falta que miremos en nuestro entorno, estas formas sensitivas se hallan en cualquier parte de nuestro planeta, aunque todas ellas sean efímeras. Esa belleza y ese arte que tanto anhelamos, por los que incluso estaríamos dispuestos a todo con tal de obtenerlo, es algo que no nos pertenece, ya que es una creación de la naturaleza que con la misma facilidad que lo ha creado, lo puede destruir, al igual que hace con el propio ser humano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *