Los Arribes del Duero desde el Agua. Los Otros Arribes

Antonio Gallego

Los Arribes del Duero son uno de los cañones más largos y formidables de la Península, abismos aprovechados y labrados por los ríos que rompen la penillanura buscando la salida al mar. Tierra de contrastes y de frontera. Contraste entre la recia y austera meseta, y los variados, coloridos y fértiles cañones, contraste entre la fría planicie y los abrigados valles. Frontera para todos menos para los habitantes de ambas orillas que siempre han mantenido un intenso intercambio.

Durante el siglo pasado el Duero y sus cauces tributarios fueron domesticados por la mano del hombre, y los ríos que sometieron al granito, remansaron sus aguas en sucesivas presas, prodigio del ingenio humano y de la fuerza de la naturaleza. Todavía quedan algunos cauces que nos permiten adivinar cómo eran estos ríos, y su energía en las riadas invernales, antes de que se la entregaran al hombre como hoy hacen, el Huebra, el Uces, el Camaces, … ¡Cómo sería el Duero sin presas! …

Las conversaciones tranquilas con los mayores de los pueblos todavía lo recuerdan, y lo relatan con extraordinarios detalles. Gentes que vieron pasar la construcción de las presas y cambiar su tierra, a la vez que pasaban pero apenas cambiaban sus vidas. Relatos que se apagarán a la vez que acabe el periplo vital de los últimos testigos salmantinos, zamoranos o portugueses de aquellos ríos que rompían la roca buscando el mar.

Nunca se acaba de conocer esta tierra por mucho que uno se asome a sus cañones buscando el río al fondo, ni por mucho que contemplemos dispararse hacia el cielo los cantiles y moles rocosas emergiendo del agua con la misma fuerza que los ríos que las tallaron. Recorrer los Arribes por el río que une las orillas es contemplar abismos hacia arriba en lugar de hacia el interior de la tierra. Nunca se conocen los Arribes si no se recorren sus ríos.


5 thoughts on “Los Arribes del Duero desde el Agua. Los Otros Arribes

  1. ¡Que maravilla!
    Vaya viaje en piragua tan impresionante que has podido hacer, Antonio.
    Me trae buenos recuerdos de una ruta en bici que hicimos por el Duero hace 3 años, uno de los mejores momentos fue el paso por los Arribes, o “Las Arribas”.
    Felicidades por la crónica y las excelentes fotos.
    José Ignacio

  2. Un reportaje precioso.
    A cierta hora de la mañana invita a soñar…otra perspectiva totalmente distinta desde el agua.
    Gracias.

  3. OLE!!
    llevo tiempo queriendo ir co la piragua a los arribes.y despues de ver estas fotos no tengo dudas de que ire este verano.
    pero, podrias ayudarme?
    me gustaria bajar desde el tormesy luego llegar hasta donde pueda (EL MAR TAL VEZ?¿?)
    se puede hacer?hay que pedir permisos?las presas se puede bajar la piragua con una cuerda?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *