Sucede que hasta lo más efímero es bello

Postales de año nuevo. Reconocer que nada es eterno, es un don de los humanos, aunque ese don nos haga sufrir, también nos estimule el placer de vivir intensamente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *