Los dioses fueron buenos conmigo y había luna llena

El hombre del siglo XXI

Ayer, cuando mal me despedí de vosotros a las 6 de la tarde, tome el camino Mogarraz-Casas del Conde, contaba encontrarme con Ana en Casas del Conde. Las cosas se complicaron, cogí el GR pero la noche se me echó encima y me perdí, fuí a dar a Miranda del Castañar 15 Km más abajo, bajando por la selva, a las 5 de la mañana, cruzando dos veces el río Francia, no sabéis lo fría que baja el agua, y sin cobertura de móvil. Los dioses fueron buenos conmigo y había luna llena.

Llamé al 112 para que avisarán a Ana que no se preocupará pero que iba a llegar de mañana a casa. Varias veces pedí SOCORRO desesperadamente, en esa selva oscura y fría, pero nadie me contestaba. Solamente me encontré algún que otro jabalí que afortunadamente pasaba de mí.

Me dirigí a las luces de un pueblo que veía a lo lejos.  Al final llegué a Miranda del  Castañar, supliqué a un repartidor de periódicos que me llevará con él hacia Salamanca, accedió a regañadientes, mirándome de arriba abajo y sospechando de mí.

Cuando llegué a Salamanca Ana no se lo podía creer. Afortunadamente me encuentro sano y salvo en mi calentito despacho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *