Sierra Nevada, travesía a la luz del amanecer

DE ESTE A OESTE, SIGUIENDO EL CAMINO DEL SOL



La Sierra Nevada que hoy conocemos no es muy diferente a aquella que vieron los romanos y los árabes, durante los siglos que permanecieron en la Península Ibérica. Fueron estos pueblos, los que más descripciones hicieron de la montaña nevada más meridional del continente europeo. Desde las cumbres de esta sierra nevada, uno se maravilla de sus largas y enrojecidas puestas de sol y sus fríos y tempranos amaneceres, al ser en estas montañas el primer sitio de Al-Ándalus, donde brilla el sol que emerge de las cálidas aguas del mar Mediterráneo y el ultimo punto en el que el so se pone antes de sumergirse esta parte de la tierra en las tinieblas.

Yabal Sulayr (La Montaña del Sol) o Yabal al-taly (Monte de Nieve), ambos nombres, de procedencia árabe, aluden a la montaña más alta de la Península Ibérica, donde la nieve cubría de blanco las altas cimas de la sierra durante todo el año, nieves que eran iluminadas por el sol durante el crepúsculo, cuando aun la noche dormía sobre los minaretes de las mezquitas y los blancos pueblos, situados en los valles cercanos a la sierra (Alpujarras….)

Ahora, como en tiempo de los árabes, el Monte de Nieve, aunque la nieve ya no es perpetua, sigue iluminando la tierra y ejerciendo sobre el hombre del tercer milenio, una gran influencia, admiración y respeto. Esto no es nada de extrañar, si nos atenemos al sabio dicho de que las cosas entre más se conocen más se quieren y más se aman. Esta claro que el hombre de hoy tiene un mayor conocimiento de la naturaleza y los secretos que esta esconde, del que tenían en el siglo XIII los habitantes de Al-Ándalus. También sobre los valores ecológicos y el equilibrio que la naturaleza ejerce sobre la vida en la tierra aunque muchas veces esos conocimientos se ignoran, se patean, se menosprecian si hay intereses por medio.

Este es el motivo por el que la Montaña del Sol, sigue brillando con luz propia entre los amantes de la Naturaleza, del viaje y la aventura. Y lo hace con tanta fuerza he intensidad, como lo hacia entre los hombres de la antigüedad. La montaña sigue atrayendo hasta su regazo, para gozar de sus cuantiosos placeres, a viajeros procedentes de todo el mundo, para saciarse con sus cuantiosas riquezas y admirar la deslumbrante belleza de su eterno reino, en el que resplandece el sol y la nieve que se aferra a la montaña como a un esplendoroso túmulo del tiempo.

Los tresmiles de la Sierra Nevada

Según los más expertos y conocedores de la montaña nevadense, la integral de Sierra Nevada, cuenta con alrededor de 27 picos, que sobrepasan los tresmil metros de altura, todo un récord de la naturaleza, más si tenemos en cuenta que estos picos se hallan, en un radio aproximado de 16 kilómetros.

Para acceder al macizo de Sierra Nevada y adentrarse en él, hemos de realizar alguna marcha de aproximación que nos lleve hasta alguna de las vertiente de la montaña. Para realizar la Integral de Los tresmiles, una de la rutas más alpinas y espectaculares de la sierra, pues esta discurre por toda la divisoria del macizo, es preciso viajar hasta Jerez del Marquesado, situado en la vertiente noroeste del macizo y tomar una pista forestal para subir hasta el Refugio de Postero Alto, desde donde se parte para alcanzar la cumbre del primer tresmil de la sierra, el Picón del Jerez 3.090 metros.

El Jerez, es el principio, o el final de la travesía de los tresmiles, dependiendo de la vertiente de la sierra que hayamos elegido para comenzar la ruta. Se sale del refugio con las primeras luces del amanecer, el desnivel que debemos salvar es considerable, pues este se halla a 1.900 metros. La  cima del Picón nos ofrece, hacia el este, la mejor panorámica que se puede tener de la Sierra Nevada almeriense y las depresiones de Guadix. Las tierras del Marquesado de Cenete y los desiertos de Taberna, en Almería.

Si volvemos la mirada hacia el oeste, la vista se nos pierde en el horizonte, entre el basto oleaje de picos y más picos, que ocultan su erosionada figura bajo el manto de la nieve. Hacia el Sur la montaña desciende con sus fruncidos pliegues, sobre la comarca granadina y almeriense de las Alpujarras, y como telón de fondo, aparece el mar Mediterráneo, en cuyas tranquilas aguas navegan barcos que parecen de papel.

A primera vista todo este mundo de la alta montaña, parece estar muy cerca, pero no nos dejemos engañar por las apariencias, pues estamos a tresmil metros de altura y subir a la cima de estos picos, nos costara un rato y bastante esfuerzo, pues su redondeadas formas nos pueden ocultar muchas sorpresas, especialmente la engañosa dimensión de estos.

Desde el Picón del Jerez, nos orientamos hacia poniente, siguiendo el camino del Sol. En la ruta encadenaremos todos los tresmiles que forman la cadena montañosa de Sierra Nevada, incluido el Puntal del Goterón, donde será necesario, sino llevamos material técnico de alta montaña, rodear este por su vertiente sur para acceder hasta la cumbre y continuar el camino hacia la Alcazaba, la tercera montañas más alta de la sierra.

Pero antes de llegar al Puntal de Goterón nos encontramos con la laguna laguna de Vacares, un lugar en el que se suele pasar la primera noche de esta ruta, pues los refugios más cercanos quedan bastante bajos y muy a trasmano, por lo que se hace necesario realizar un vivac en este lugar, por lo demás de gran belleza, con espectaculares panorámicas de la vertiente norte de la sierra y memorables leyendas.

Tras alcanzar la cumbre de la Alcazaba y disfrutar del espectacular paisaje alpino que nos ofrece esta atalaya de la vertiente norte de la sierra y la cuenca del río Genil. Continuamos camino hacia el Mulhacen, el techo de la Península Ibérica, pero antes habremos de descender hasta la Cañada de siete Lagunas, que separa ambos picos, un profundo valle excavado en la alta montaña por los hielos que durante el cuaternario cubrían esta parte de la sierra. Desde Siete laguna tendremos que descender un poco para ascender por la vertiente sureste hasta la cima del Mulhacen, aunque tambien se puede subir por la vertiente este en la cabecera de Siete Lagunas, pero en esta ruta es necesario llevar un material más técnico y poco equipaje.

El Mulhacen, es el pico más alto de este macizo y también de la Península y se halla situado, en el centro, aproximadamente, de la integral de Sierra Nevada. La vertiente sur y oeste del pico, son redondeadas y muy suaves, lo que contrasta con la norte, donde esta montaña presenta un gran escarpe, al igual que sucede con el pico de la Alcazaba.

El descenso del Mulhacen, camino del pico Juego de Bolos, se  hace por la vertiente oeste, hasta la laguna de la Caldera. Junto en esta depresión se halla el refugio vivac de la Caldera 3.080 m. En este lugar se suele pasar la segunda noches de esta ruta, pues el siguiente refugio esta situado a bastante distancia, en el Collado de la Carigüela.

Desde los picos del Puntal de la Caldera y Juego de Bolos, se tiene una espectacular panorámica de la cara norte del Mulhacen y la Alcazaba, de bajo de los cuales se sitúa la laguna glaciar de la Mosca. Un indescriptible lugar situado en el reino del hielo y la soledad, rodeado por grandiosas pirámides pétreas esculpidas por el tiempo, que gimen en silencio bajo el cielo estrellado de la noche.

Superado el Puntal de la Caldera, la travesía continua por los Crestones de Río Seco en dirección al pico de los Machos, el cuarto más alto de la sierra 3.324 m. una espectacular cima que antecede a la gran atalaya del pico del Veleta. Desde la cumbre de los Machos, se puede contemplar, integro, el valle glacial del Guarnón y el Valdeinfierno, ambos en la vertiente norte, cabecera del río Genil.

Para acceder al pico Veleta, hay que dar un rodeo por su vertiente sur y atacar la cima desde el collado de la Carigüela, pues las paredes este y norte del Veleta son totalmente verticales, aptas sólo para la escalada alpina. Si desde el Picón del Jerez, teníamos una amplia panorámica de la parte occidental de la sierra, ahora desde el Veleta, la vista que tenemos es hacia la zona oriental y el espectáculo sigue siendo de increíble belleza. Los picos, los valles, las lagunas, los canutos y los salientes de roca, se suceden unos y configuran un paisaje alpino de gran desnudez. Si nos giramos hacia el poniente, el espectáculo sigue siendo de auténtico delirio, las grandes lomas de la sierra, surcadas por barrancos y arroyos, descienden hacia los apacibles valles que rodean la sierra, valles en los que siempre se espera la llegada del abundante agua que proporciona el fundido de la nieve.

Descendemos del Veleta por su vertiente sur, para encaminarnos hacia los Tajos de la Virgen 3.237 m. La afilada arista de este conjunto de picos, es uno de los tramos más abruptos y complicados de la ruta, pues presenta numerosas agujas y salientes rocosos, que dificultan el paso, especialmente en el invierno cuando las rocas se hallan cubiertas de hielo y nieve, por lo que se suele optar por descender un poco desde el Collado de la Carigüela y bordear los tajos por la vertiente norte si no se puede pasar por las crestas con pasos por el sur. Al final de la arista, frente a la laguna de Lanjarón, esta situado el vetusto refugio de Elorrieta, el más alto de toda la Península Ibérica 3.188 m. Sus gruesas paredes y pequeños ventanales, lo convierten durante el invierno, en una especie de búnker, donde los termómetros llagan alcanzar los 15 grados bajo cero con relativa facilidad ya que el lugar suele ser azotado sin piedad por los helados vientos.

En Elorrieta habremos de pasar la tercera y ultimas de las noches de esta larga travesía por los tresmiles de Sierra Nevada, aunque tambien se puede seguir bajando más y pasarla en la laguna de Lanjarón, o incluso en el antiguo refugio del Caballo que se halla en la vertiente norte de este pico.

En las noches de cielo raso, cuando las luminosas estrellas campan a su aire por el cielo y nos miran atentamente, el espectáculo que nos ofrece la naturaleza, es realmente único. Desde Elorieta, todo parece estar al alcance de la mano. El cielo con su luminosa constelación, la luna creciente que se eleva lentamente sobre la tierra con su simpática carcajada, los valles salpicados de pequeñas luces que indican la presencia de los pueblos y la siempre hermosa ciudad de Granada, que se arrulla luminosa a los pies de la montaña. A lo lejos, se observa con temor el gran espejo del mar, por el que navegan lentamente las silenciosas sombras de los barcos.

Al amanecer los primeros rayos del sol iluminaran un día más, la techumbre de cañón del refugio de Elorieta y tallarán, sobre los cristales de hielo, formados durante la noche que cuelgan de las paredes, delicadas y bellas figuras que con el paso del día irán cambiando de forma y de color dependiendo del frío y de la luz que reciben.

Abandonamos el refugio camino del Tozal del Cartujo, descendemos un poco hasta la cabecera del río Lanjarón y pasado el collado continuamos por la divisoria de aguas. Esta última etapa de la ruta, se hace por un terreno menos escarpado, pues ya la sierra comienza a descender lentamente hacia el valle. Pasada la laguna de Bolaño y el pico del mismo nombre que la protege, comienza una pequeña bajada que es la antesala de la ultima de las subidas, la que se efectúa para acceder al pico del Caballo, la cima nevada de tresmil metros más occidental del continente europeo.

El Caballo es un pico muy peculiar, a laves que muy independiente. Su silueta cubierta de nieve la mayor parte del año, se divisa desde muchos ángulos de Andalucía y desde el mar Mediterráno y por supuesto desde el continente africano. El Caballo presenta vertientes suaves cubiertas de nieve, empinados corredores de hielo, escarpados salientes y una coqueta laguna en su parte norte, con un viejo refugio. Junto al pico pasa el conocido río de Lanjarón, cuyas  abundantes aguas riegan los fértiles bancales de la Alpujarra y sacian la sed de manantiales y los alpujarreños.

El descenso del Caballo se hace por la ladera oeste, en dirección al valle del Río Dúrcal, para tomar una pista forestal que sube hasta las antiguas plantaciones de pino de la sierra por la que descendemos hasta el pueblo de Nigüelas, donde finaliza, con el caer de la tarde, la ruta de los tresmiles por el Macizo de Sierra Nevada.

GUÍA PRÁCTICA

ACCESOS: Desde Granada, Murcia y Almería se accede por la A-342 hasta Guadix, donde se coge una carretera local que nos lleva a Jerez del Marquesado. En este pueblo hay que tomar una pista forestal que sube al refugio de Postero Alto. De Granada a Jerez del Marquesado, autobuses Autedia. Tfno. 958 15 36 36. De Granada a Nigüelas, Alsina Graells, Tfno: 958 77 00 03. De Almería a Guadix y Jerez del Marquesado, Andreu-Enazcar. Tfno: 951 22 17 84.

DURACIÓN: La ruta de los tresmiles precisa como mínimo, de cuatro días, contando que el tiempo meteorológico nos acompañe y que la nieve este en buenas condiciones para poder caminar sin hundirse. En caso contrario, la travesía puede alargarse hasta cinco días o más.

DIFICULTAD: La ruta no entraña grandes dificultades técnicas, salvo que el tiempo meteorológico sea malo. En este caso, esta aventura por Sierra Nevada, puede considerarse de alto riesgo y las dificultades pueden llegar a ser parecidas a las que se encuentran en las grandes cadenas montañosas. Pirineos, los Alpes o incluso en la cordillera del Himalaya. Por este motivo hay que ir siempre alerta ante la posibilidad de que se produzca un cambio repentino del tiempo.

ÉPOCA: La mejor época para realizar esta ruta, es la estación invernal y también durante la primavera-verano. En invierno la nieve y el hielo cubren por completo las grandes cimas con lo cual los accidentes del terreno, se suavizan y la progresión se hace más fácil. En primavera, entrado ya el verano en las zonas bajas, la nieve se transforma y el agua corro por doquier, la montaña se llena de vida; las plantas endémicas florecen, la fauna que baja hacia los valles en invierno, regresan a las alturas y los anfibios reaparecen en los torrentes y lagunas de montaña.

EQUIPO: Es necesario ir provistos de ropa de abrigo para resistir los rigores de la alta montaña. Botas de alta montaña, crampones, piolet, una cuerda y algunos tornillos de hielo, por si nos encontrásemos con algún paso difícil. Saco de plumas y material de vivac, pues alguna noche hay que dormir al intemperie ya que no hay refugios en algunas zonas de la ruta.

FAUNA: La fauna de la sierra, esta representada, fundamentalmente por la cabra montés, que se distribuye por todo el macizo. También se pueden ver por el Parque, los ciervos, el jabalí y el corzo. La más emblemática de las aves de la sierra es el águila real, que ocupa las zonas boscosas en la cuenca de los ríos, especialmente en la cabecera del río Genil.

FLORA: La flora de la sierra, yace durante el invierno bajo la nieve y el hielo, es una de las más variadas y rica de Andalucía. No en vano, todo el macizo de Sierra Nevada esta declarado Parque Nacional y declarado por la UNESCO Reserva de la Biosfera. En Sierra Nevada se encuentra la mayor concertación de especies endémicas de todo el continente europeo, venidas de África y del norte de Europa en cuyo territorio se establecieron cuando parte del continente europeo yacía cubierto por la nieve.

ALOJAMIENTO: En la zona no disponemos de Casas Rurales o otros establecimiento de turismo rural asociados por lo que no os podemos recomendar ninguno. Asimismo tampoco disponemos de asociados de Empresas de Turismo de Aventura.

Solo os podemos recomendar el refugio de Postero Alto situado en la vertiente Este de la sierra, (Jerez del Marquesado) y el de Porquerira en la vertiente Sur, (Las Alpuajarras), este ultimo muy alejado de nuestra ruta.

Refugio Ballesteros (Postero Alto) Tfno: 958 34 51 54.

Refugio Poqueira. Tfno. 958 34 33 49.

BIBLIOGRAFÍA: De la nieve al mar. Autor Colectivo Peñabón. Ed  Clave, Málaga 1993. Sierra Nevada Guía Montañera. Autor Pablo Bueno Porcel. Ed Universidad de Granada 1987. Esquís en Sierra Nevada. Autor Lorenzo Arribas Mir. Ed Desnivel, Madrid 1994. Parque Natural de Sierra Nevada. Autor Joaquín Molero Mesa, Ed Rueda. Madrid 1992.

INFORMACIÓN: Centro de visitantes El Dornajo, Güejar Sierra. Tfno: 958    34 0625.

Federación Andaluza de Montaña. Tfno: 958 29 13 40.

Predicción meteorológica para Granada. Tfno: 958 24 91 19.

Sierra Nevada. Tfno: 906 36 53 84.

Centro de Coordinación de Emergencias. Tfno: 958 18 54  00.

Servicios de taxis todoterreno. Tfno 958 76 31 27.

CARTOGRAFÍA: CNIGI Instituto Geográfico Nacional-Federación Andaluza de Montañismo: hoja desplegable (Todo el macizo) escala 1:50.000. Servicio Geográfico del Ejército escala 1:500.000 hojas 1.026-1.027-1.041-1.042.

Texto: Manolo Santervás Martín

2 thoughts on “Sierra Nevada, travesía a la luz del amanecer

  1. Que sigais tan excelentes y gracias por el grandioso paseo por la mágica Sierra Nevada.
    Desde Burgos con la nostalgia de allá.

  2. la verdad es que las fotografías que se consiguen con vuestras cámaras son magníficas, ya podéis imaginar que no tengo cámara únicamente uso el Mobil como cámara y estoy encantada, os escribo desde Menorca y la verdad es que aquí de montañas nada, los barrancos , nos hacen de montañas y te sientes en otro lugar, únicamente esta Monte Toro 339 mts, nada comparado con lo vuestro, la belleza nuestra se encuentra en el mar, de momento esta limpia, salvo en verano que es cuando hay mas de todo, cruceros, veleros, lanchas millonarias, pero si tenemos unas playas que no tienen una riqueza marina como Australia pero tenemos unas playas tranquilas y además la isla tiene una extensión de 45 km x 25 y en su interior queda mucha naturaleza, la costa es lo mas destrozado ya que vivimos de ello, aun no se hacer fotos, pero ya mirare de pedir ayuda y os enviare fotos reales, no sólo tipo anuncio….al haber habido dominación francesa e inglesa, tenemos casas de los dos estilos, inclusos, palabras, proceden de los árabes, que también pasaron por aquí, hay muchos lugares que empiezan por BINI que en árabe. quiere decir casa…me gustaría subir una montaña, pero lo malo para mi son las bajadas, me hice daño en el camino de santiago, por lo que no podría hacer los que estáis haciendo vosotros, ya me aconsejo un tal Rafa, que esta la ruta del Cares….la verdad es que he de organizare un poquito, y aprovechar estas bonitas fotos y hacer un pensamiento.. os mando unas felices navidades desde Menorca y que entre todos se consiga un mundo mejor que creo que si se podría, solo se necesita la ayuda de las buenas personas, Adeu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *