Ruta del cañón de Ordesa

Manuel Santervás Martín


El parque nacional de Ordesa y Monte Perdido concentra la región tal vez más espectacular de todo el pirineo: profundos cañones, cumbres altivas, cascadas asombrosas, bosques centenarios, flores alpinas y una variedad de paisajes difícil de encontrar en otras zonas de esta cordillera.

La ruta que describimos en el cañón de Ordesa es una de las más transitadas de nuestra geografía, pero es algo que sus maravillosos paisajes tienen bien justificado. Las mejores épocas para recorrerla es en el otoño para ver los colores de los bosques y con las cascadas alimentadas por las lluvias o con la primavera bien avanzada para tener la senda limpia de nieve y que ésta se encuentre presente aún en las cumbres y que el deshielo alimente a las cascadas del valle.

Procura madrugar o ir en época de poca afluencia, te permitirá disfrutar el doble sin el gentío que recorre el centro del cañón y ver cómo cambia el paisaje con la luz del día.

Recorrido:

Desde el aparcamiento de la pradera debemos avanzar por el valle algo menos de 500 metros hasta encontrarnos con las indicaciones “faja de Pelay” que nos conducen hacia la derecha cruzando por un puente el rio Arazas.

Nada más cruzar el rio y en el interior del bosque comenzamos a ascender por la llamada “senda de los cazadores”. Esta senda asciende bien trazada con muchos zig-zag más de 500 metros de desnivel en pocos km.  Conviene hacer el recorrido en el sentido que lo describimos para no encontrarse con esta subida (que sería bajada si lo hacemos en sentido contrario) al final del día, con las piernas cansadas y con la posibilidad de encontrarnos heladas algunas partes sombrías.

La senda sale del bosque, atraviesa una pedrera y salva algunos escalones de roca siempre caminando, para llegar al mirador de Calcilarruego en poco más de una hora y media. Desde el mirador observamos todo el valle y ya compensa el esfuerzo realizado. Ahora continuaremos valle arriba, apenas sin ganar altura por la llamada “faja de Pelay”.

El camino de la faja de Pelay (las fajas son bandas de roca que presentan prados suspendidos sobre los cortados en los que se han trazado caminos) es sencillo y no presenta ninguna dificultad. Los responsables del parque califican a esta senda como muy peligrosa  porque siempre se va por encima de caídas importantes, en caso de encontrarnos con nieve o tramos helados deberemos considerar darnos la vuelta si no tenemos el equipo adecuado para recorrerlos.

En frente nuestro tenemos el circo y la cascada de Cotatuero, en el fondo del valle vemos las gradas de Soaso y el gigantesco circo de Soaso. Por encima del circo vemos a las “tres sórores”, los tres picos principales de esta zona de la cordillera: a la izquierda el cilindro de Marboré, a la derecha el Soum de Ramond o Pico de Añisclo y en el centro el majestuoso Monte Perdido.

Seguimos la faja en todo su recorrido y al llegar al circo de Soaso comienza a descender gradualmente. Nos cruzamos con el sendero que sube al refugio de Goriz y bajamos al puente de Soaso, a los pies de la famosa cascada de la cola de caballo.

Desde la cola de caballo tomamos el sendero GR 11 que desciende por el centro del valle. En el circo de Soaso, el sendero está limitado por una tarima de madera para evitar la erosión de las praderas. Pasamos al lado del refugio de Soaso (un pequeño abrigo para usar en caso de ser sorprendidos por el mal tiempo, hay varios en el camino y en la faja de Pelay) y comenzamos una sucesión de cascadas que reciben el nombre de “gradas de soaso”.

Si te gusta la fotografía tardarás un buen rato en recorrer el tramo de las gradas. Nos internamos en el bosque y abandonamos el camino principal (una pista para todoterrenos) para continuar por el camino de las cascadas que va pegado al río Arazas. Tras pasar otro abrigo llegamos a la cascada del extrecho, con tres miradores pero ninguno situado de forma que podamos disfrutarla en toda su magnitud.

Poco más abajo llegamos a la cascada de la cueva, aunque hay miradores, tendrás que abandonar el camino en una curva para acceder a su base y poder admirarla. Seguimos descendiendo y tenemos dos posibilidades para regresar a la pradera: cruzar el río a la izquierda o seguir por su margen derecho que llevábamos. El margen izquierdo es más tranquilo, con menos gente y más rincones de bosque, el derecho tiene mejor vista de la cascada de Arripas.

Sea cual sea la elección que hayamos hecho llegaremos a la pradera en poco más de una hora tras pasar bajo hayas centenarias y observar paredes como las del gallinero o el tozal de mallo que quitan el hipo.

En total todo el recorrido se puede hacer en seis o siete horas a buen paso. A esto debemos añadirle las seguras paradas para maravillarnos con las vistas que disfrutaremos.

Alternativas:

Podemos acceder a la pradera desde Torla siguiendo el camino del Turieto bajo, añade una hora y media al recorrido pero compensa este esfuerzo las vistas de los bosques en otoño.

Al pasar las gradas de Soaso, un camino sale a nuestra derecha hacia el bosque de las hayas y el circo de Cotatuero. Si hay mucha gente en el sendero principal, no dudes en tomar esta variante.

Ficha técnica:

SITUACIÓN: En el norte de la provincia de Huesca, en el parque nacional de Ordesa y Monte Perdido, partiendo del pueblo de Torla.

PUNTO DE PARTIDA Y DE LLEGADA: Aparcamiento de la pradera en Ordesa.

CÓMO LLEGAR: Carretera nacional 260 desde Sabiñanigo por el puerto de Cotefablo hasta Torla. Allí existe aparcamiento y servicio de autobuses en verano y temporada alta. Se puede subir con coche propio a la pradera el resto del año.

CARTOGRAFÍA: Ed. Alpina “Ordesa y monte perdido” .

ALOJAMIENTO:

INFORMACIÓN: Oficina de Turismo de Torla. Tel: 974 48 64 72.

En nuestra revista El Trotamundos, no disponemos de  asociados de Turismo Rural, ni de empresas de Turismo de Aventura en la zona.

One thought on “Ruta del cañón de Ordesa

  1. Estoy encantado de haber disfrutado muchísimo de vuestra ruta del cañón de Ordesa. Las imágenes son tan deliciosas que me habéis dejado enamorado, tan enamorado que os desharía a besos.
    Espero que no dejéis de seguir haciendo rutas hermosas para que las pueda disfrutar sentado en la silla del ordenador.Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *