Premio a la mejor fotografía de naturaleza 2010

Fotografía ganadora del Wildlife Photographer of the Year


Una maravilla de hormigas

Reciente mente se ha fallado el prestigioso premio internacional de fotografía de naturaleza Veolia, convocado por el Museo de Historia Natural de Londres en colaboración con la BBC, el jurado ha otorgado al fotógrafo húngaro, Bence Máté el premio a la mejor fotografía de naturaleza del año. La fotografía galardonada, Una maravilla de hormigas, casta el momento en el que un grupo de hormigas segadoras trocean una hoja en la selva de Costa Rica. La imagen forma parte de un portafolio de seis tomas con el que el concurso Veolia WPOY premia el trabajo de un “nuevo talento” de 18 a 26 años de edad. Bence Máté  de 25 cumple esa condición pero además es un profesional reconocido mundialmente desde hace años.

Bence comenta el la página de la BBC, observando estas fascinantes hormigas me di cuenta de que eran muchos más activas durante la noche, por lo que en la toma tuve que utilizar un flac. “Esta fotografía muestra las diferentes actividades que realizan las hormigas, como cortan las hojas en diferente tamaños y como las transportan, y sus siluetas muestran la actividad que realiza cada individuos dentro del orden gerarquico al que pertenecen en la sociedad en la que viven, “La variabilidad en el tamaño de las piezas que cortaban era fascinante – a veces, pequeñas hormigas parecían cargar enormes bultos, las más grandes, sólo pequeños trocitos”. Respecto de la fotografía ganadora, el autor comenta: “Me gusta el contraste entre la simplicidad de la toma y la complejidad del comportamiento que se aprecia”.

Entre los fotógrafos españoles galardonados, destacan los premios atorgados a Francisco Mingorance a la mejor fotografía en la categoría que reconoce las imágenes con carga creativa. La fotografía aérea (Un lienzo natural) muestra las orillas del Río Tinto totalmente teñidas de rojo.


Visiones creativas

Un lienzo natural

La acidez del suelo junto con cientos de años de minería han creado este lienzo – el famoso “río pintado”, el río Tinto, en Andalucía, España. Los minerales (especialmente mineral de hierro) se oxidan cuando entran en contacto con el aire, manchando el agua y la tierra con tintes de rojo, naranja y marrón. Francisco ha dedicado más de 25 años a fotografiar este río, caminando por su orilla, sumergiéndose en él o sobrevolándolo y explorando las minas. Tomó esta foto aérea de las aguas teñidas de cobre desde 500 m sobre el suelo. Es una visión que él considera una perfecta unión entre arte y naturaleza. “Tuve que medir la luz, ajustar la cámara y componer la imagen en fracciones de segundo. Todo ello mientras luchaba contra las náuseas y sujetaba la cámara contra el fuerte viento.” El aspecto extraterrestre podría no ser sólo una licencia artística: los astrobiólogos piensan que las bacterias viven aquí en condiciones similares a las que se encuentran en Marte.


Mención especial

Tajinaste en el crepúsculo

Tras la puesta de sol, desde la grieta de roca volcánica a la que está aferrado un tajinaste apunta hacia las estrellas que van saliendo. Esta planta espectacular se encuentra sólo en Tenerife, una de las islas Canarias. Sus enormes espigas florales alcanzan hasta 3 metros de altura y los pobladores locales la llaman torre de joyas, o tajinaste rojo*. Francisco incluyó en la distancia la silueta de uno de los emblemas de Tenerife los Roques de García, para incrementar el drama de la composición. “No había luna esa noche, así que tuve que confiar en la luz tenue del atardecer como iluminación” dice Francisco. Para registrar el movimiento de las estrellas, la exposición fue de 20 minutos- “Sólo tenía una oportunidad antes de que la luz se fuera del todo”, dice, “afortunadamente, todo funcionó”.

Mención de honor

Las flores del volcán

La vida entre las escarpadas rocas del Parque Nacional del Teide, en Tenerife, es dura. “El aislamiento climático de las Islas Canarias, así como 40 millones de años de aislamiento físico, han contribuido a la evolución de esta rara especie”, según dice Francisco. “Los volcanes crean un mundo en el que todo es excepcional, virgen y salvaje.” El escaso tajinaste rojo es considerado un tesoro floral, simbólico de la exclusiva naturaleza de este mini-continente. Francisco pasó varios días buscando el grupo adecuado de plantas, y descubrió finalmente este apretado conjunto de espigas florales en la planicie de Ucanca. El Teide proporcionaba el fondo perfecto y Francisco colocó su trípode de modo que la estrella polar apareciera justo encima del cráter.


Mención especial

Lanzarote a la luz de la luna

Hace treinta millones de años, grandes placas de la corteza de la tierra se fracturaron bajo el Océano Atlántico y se elevaron, creando una gran cadena montañosa submarina: la cordillera Central del Atlántico. Seguidamente emergieron colosales volcanes, que escupían tanto magma que, finalmente, brotaron del mar para crear el archipiélago de las Canarias. Lanzarote, con más de 300 volcanes, es la isla favorita de Francisco. “Evoca un gran sentimiento de poder/fuerza, una belleza hechizante.” Los picos volcánicos, túneles y cráteres han sido erosionados por el viento y la lluvia hasta crear un paisaje escabroso, lleno de sorprendentes formas y colores”. Francisco encuadró las aristas de lava con un círculo de estelas alrededor de una inmóvil estrella polar, que aporta sensación de armonía.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *