Un paseo con niños por el Parque Natural de Redes

Manuel López

El Principado de Asturias disfruta de una exuberante naturaleza, en su territorio se encuentran algunos importantes parques Naturales, el de Redes situado en la vertiente Norte de la Cordillera Cantábrica, es uno de ellos. En el interior de este espacio natural, además de los espectaculares paisaje que ofrece su accidentado relieve, con bellos cordales que culminan casi siempre en afiladas aristas de blanca caliza, el viajero amante de la naturaleza y los rincones poco transitados, puede encontrar una gran variedad de flora y fauna, como se puede apreciar en las fotografías que aparecen en este reportaje, un lugar donde aun los humano pueden reencontrarse con su medio.

Frondosos bosques de haya y robles cubren las laderas y los angostos valles del parque, en el fondo de los barrancos crece una gran variedad de vegetación de ribera, especies que jalonan el curso de los arroyos y torrenteras que surcan la geografía del parque; alisos, servales, fresnos, avellanos y arces, entre otras muchas especies. En medio de este paisaje vegetal surgen verdes praderas donde pasta el ganado domestico y crecen, durante la estación lluviosas,  numerosos hongos y flores.

En medio de este mosaico vegetal, donde el color marrón de los helechos y el ocre del hayedo, tiene su habita una abundante fauna, alguna de las especies son autóctonas del lugar; el rebeco, el jabalís, el corzo, el oso pardo, la nutria, el lobo Ibérico, el urogallo y el gato montes son habituales de la zona, además de un ejercito de termitas, insectos, reptiles y grandes y pequeñas aves. Todos ellos encuentran en estos bosques su refugio natural y también el sustento; arándonos, setas, hayucos, bellotas, frutos del serbal y del acebo, entre otros muchos alimentos con los que llenan sus despensas.

Como en toda Asturias, en el Parque Natural de Redes, existen muchos senderos por los que adentrarse en el interior de este, unos de reciente creación y otros que siguen los viejos caminos de herradura que cruzaban antaño estas montañas y comunicaban entre si las distintas aldeas situadas en la zona. Siguiendo alguno de estos senderos, podemos disfrutar de este paraje natural en toda su plenitud, recorrer los extensos valles, disfrutar de las verdes praderas, adentrarnos en las espesuras de los bosques para hacer acopio de las energías positivas que ofrecen sus centenarios árboles, además de resguardarnos del frío y el viento. Subir hasta lo alto de las montañas que jalonan este privilegiado lugar de la Cordillera Cantábrica, para desde allí disfrutar con las vistas del mar Cantábrico, el macizo de los Picos de Europa y la caótica orografía de esta parte de la Península Ibérica atormentada por la erosión y los antiguos glaciares.

Redes es asimismo un lugar idóneo para llevar a los pequeños y ensañarles el amor por la naturaleza, los valores de esta, y cuantos beneficios reportan al hombre las especies que viven en estos recónditos lugares. Enseñarles que solo desde la sensibilidad y el respeto para con la naturaleza, se puede interpretar el valor que tiene cada una de las especies que vive en estos territorios. Un método pedagógico que es muy fácil de asimilar para los niños, basta con enseñarles, sobre el terreno, los secretos de esa naturaleza salvaje, sin exigirles demasiado, el respeto que los humanos debemos tener para con los otros seres vivos que nos acompañan en el camino de la vida, estimulando su inagotable caudal de inquietudes, enseñándoles los trucos y secretos que esconde la naturaleza en toda sus diferentes facetas.

En nuestro portal El Rincón del Trotamundos, no disponemos de  asociados de Turismo Rural en la zona, ni de empresas de Turismo de Aventura.

Parque Natural de Redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *