Paso a paso por el corazón de los Pirineos

José Luis Pina


El tiempo meteorológico nos acompañó y con la suerte de que la primavera este año ha venido por estos lares muy tardía, por lo que los campos, prados y demás estaban llenos de flores de todos tipo y colores, así como el fuerte deshielo existente al haber abundante nieve en altura. Este primer día marchamos al Ibón de Bernatuara. Es un bonitos lago de alta montaña al cual se sube desde antes de llegar al Puerto de Bujaruelo.

El 2º día lo dedicamos a hacer una visita al Valle de Ordesa, el cual estaba en todo su esplendor. Nos habían comentado que hacía mucho tiempo que por estas fechas no tenía tanta agua, y es cierto. Las cascadas están impresionantes. Fuimos hasta la Cola de Caballo, y regresamos por Faja de Pelay, la senda de los Cazadores y de nuevo a la Pradera.

El 3º día y aprovechando que hasta el día siguiente no prohibían el paso de coches, volvimos al valle de Ordesa y fuimos hasta el Circo de Cotatuero y las clavijas. Podéis imaginar como estaba la cascada. ¡Ah!, y las clavijas ya les han puesto cable, por lo que da menos yuyu pasarlas.

El 4º pasamos la frontera francesa en el Portalet para contemplar el Midi D’Osaau y llegarnos hasta la estación inferior del telecabina que sube a la estación del trenecito más alto de Europa. El de Artouste. Una vez allí, visitamos el lago del mismo nombre. Este día hicimos una travesía, desde Broto a Oto y el pueblo abandonado de Yosa. En este último tuvimos que estas metidos un buen rato debajo de una puerta (entre comillas), para evitar mojarnos con la tormenta. Volvimos por el mismo camino, ya que por donde íbamos a ir, había un tormenton muy fuerte.

El 5º día fuimos a ver el Ibón de Piedrafita. Es un lago que esta muy cerca de donde dejas el coche, un poco más arriba de Piedrafita de Jaca, y es muy bonito, rodeado de prados. Estando aquí empezaron a caer unas gotas, y tuvimos que bajarnos, no sin antes recoger un buen puñado de fresas silvestres. Aprovechamos para visitar un parque faunística, con bastantes especies de animales en semilibertad. Pudimos contemplar una cría de lince ibérico que dicen que es muy difícil de observar, y la vimos gracias a los trueno de la tormenta, ya que su madre la andaba buscando, y nos apareció delante.

Otros reportajes del autor en esta web


One thought on “Paso a paso por el corazón de los Pirineos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *