15 horas en Estambul

Manolo Santervás Martín

La mezquita azul

Estambul, la antigua Constantinopla, una ciudad con historia donde las haya. Se podría pasar uno una semana viendo monumentos, rincones y museos y se dejaría a buen seguro gran parte del patrimonio de esta maravilla sin visitar. Sólo tenemos quince horas desde que llega nuestro vuelo desde Madrid hasta que salga el vuelo de enlace hacia Adana en el sur de Turquía. Tendremos que seleccionar y ser muy rápidos para ver algo que nos deje una impresión general de la metrópolis.

Lavatorio a la entrada de la mezquita

Nuestro avión llega con retraso, buscamos el metro, bien oculto para que el incauto turista pague el taxi y llegamos a nuestro hotel cerca de las nueve de la noche. Nos echamos corriendo a la calle, es un hervidero de gente en la zona turística de Sultanhamet. El parque del sultán se encuentra entre Santa Sofía y la mezquita azul y es un lugar con tintes mágicos que te parecen trasportar a otra época. Si además tienes la suerte de oir las llamadas a la oración desde los minaretes vivirás algo inolvidable.

Entrada a la mezquita azul

Interior de la mezquita

Nos acercamos a la mezquita azul, a hacer algunas fotos del exterior, pero… ¡está abierta! Aunque son casi las diez de la noche podemos entrar y maravillarnos con su interior… nuestras catedrales son impresionantes… pero el colorido y majestuosidad de esta mezquita no tiene nada que envidiarlas. Pasamos más de media hora dentro, recorriendo cada rincón y fijándonos en los mil detalles, están echando perfumes porque al cabo del día se nota ya el olor de los pies de tanto peregrino…

Patio interior de la mezquita azulVista nocturna de santa sofia

Volvemos al parque y sacamos algunas fotos de la columna de trajano, de la cisterna, de Santa Sofía detrás de la fuente… son casi las doce de la noche, nos vamos a acostar tras asomarnos a los exteriores del palacio de Topkapi.

Mezquita Azul

Mezquita nueva desde el puente del Galata

A las seis y media ya estamos pateando hacia el parque de nuevo, hago algunas fotos de la mezquita sin casi nadie, ya llega un autocar de japoneses (madrugan estos tíos…). Me voy hacia el Bósforo a ver el puente del Galata con sus pescadores, y la luz del amanecer incidiendo en toda la ciudad.

Tumba de Soleiman el magnífico

El bazar de las especias

Subimos callejeando hacia la mezquita de Soleimán el magnífico, visitamos su impresionante tumba, no podemos entrar en la mezquita cerrada por obras. Bajamos hacia el gran bazar y nos acercamos al bazar de las especias.

El bazar de las especias

El bazar de las especias

El bazar de las especias es una delicia y una explosión de estímulos para los sentidos. Los colores, olores y sonidos hacen que no sepas a dónde fijarte, en todas partes descubres detalles y si te gusta la fotografía te quedarías aquí una mañana entera.

Santa Sofía interior

Santa Sofía interior

Ya son las doce, nos queda poco más de una hora para ver el interior de Santa Sofía, otra maravilla que ha cambiado de manos multitud de veces y que hace que la visita a su interior sea un descubrimiento del mestizaje de culturas que se mezclan en Estambul.  Tenemos que irnos, dejamos mucho sin ver, pero la impresión que deja esta ciudad es difícilmente olvidable.

Mezquita azul a medio día

7 thoughts on “15 horas en Estambul

  1. Cuando era estudiante leí, no sé si en el libro de Steven Runciman o en alguna crónica de la época o a lo mejor lo he soñado, que al conquistar el ejército turco Constantinopla, Mehmet II se dirigió a Santa Sofía y allí se quedó sorprendido y maravillado ante tanta belleza, ordenando no destruirla.
    Viendo tus fotos de Santa Sofía y de la Mezquita Azul uno se da cuenta de las semejanzas, de las influencias porque como muy bien dices, por Estambul han pasado tantos pueblos, tantas culturas… Por eso estoy de acuerdo cuando Orhan Pamuk escribe en su novela “El astrólogo y el sultán” que no hay que ser sultán para comprender que en los cuatro confines y en los siete climas del mundo todos los hombres se parecen. ¿Acaso -escribe- la prueba más concluyente de que los hombres de todas partes son idénticos no consiste en que cada uno puede ocupar el lugar del otro?

  2. Soy gastronoma…que daria por estar ahi el mercado de las especias mmmmmmmm…..que daria…..que daria….gracias.

  3. para mí ha habido un antes y un después de Estambul.
    Cada monumento me producía plenitud interior de ver Tanta Belleza y la mezquita azul me provocó una emoción de llorar!! Topkapi impresionante…El Bósforo, me impactó la luz!!! Todo todo y todo….
    Maravilla tras maravilla. Tanta gente y tan poco ruido, tanta educación…! no ví nunguna persona enfadada en 7 días que estuve. Eso si, me sorprendió que visten muy oscuro y sew ven pocas mujeres en la calle pero los hombres son guapísimos!!
    MUY RECOMENDABLE!!!! GRACIAS!!!

  4. anoche soñe que estaba en Estambul, el mercdo es igual a mi sueño, fue como estar ahi!!!! se pasó, ese sueño querrá decir que debo ir??, que debe ser mi proximo viaje??? amé mi sueño!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *