En la alta Extremadura, Sierra de Gata Las Hurdes

El Trotamundo. 8/4/2010

Chorro de Ovejuela

Descargamaría, junto con Robledillo de Gata y Ovejuela, son tres pueblos de la alta Extremadura que se asientan en la cabecera de los ríos Árrago y Ovejuela, afluentes ambos del Alagón, estos nacen en las inmediaciones del puerto Viejo. El Árrago se descuelga por la vertiente sur de la sierra de Gata y va dando forma a un ancho valle que se abre hacia las llanuras cacereñas, dejando a su paso una tierra fértil en la que abundan los bosques de alcornoques, castaños, plantaciones de olivos y extensos viñedos, cuyos caldos ya fueron degustados por Miguel de Cervantes en sus viajes por estas tierras de la alta Extremadura.

Iglesia de Descargamaría

Todos los pueblos cercanos al valle de Árrago, cuentan con tradicionales bodegas familiares en las que se elaboran los ricos caldos al estilo artesanal. En el curso del río, además de una variada vegetación de ribera, se conservan los antiguos molinos de aceituna que aun siguen funcionando, estos son movidos por el agua que baja por el lecho pizarroso del río y mediante acequias que vierten sobre las turbas haciendo girar estas. La comarca cuenta con miles de hectáreas de olivos que producen uno de las más afamados aceites de exquisito color, aroma y sabor, con denominación de origen Gata-Hurdes.

A diferencia de la comarca vecina de Las Hurdes, en Gata la naturaleza fue más generosa con el hombre y sus tierras  son profundas y fértiles, sus arroyos y ríos llevan mucha agua, ello unido al clima templado que se disfruta en la comarca durante casi todo el año, hacen posible que en estas tierras se produzcan abundantes cosechas, lo que ha permitido que los habitantes de la comarcan hayan podidos disfrutar de un mayor nivel de vida, lo que se refleja en la arquitectura de los pueblos asentados en esta comarca. Las viviendas de Gata, en su mayoría, no son de pizarra, como en las Hurdes, sino de sillares graníticos y entramados de madera, con bellas balconadas, pasadizos de madera, fachadas con esgrafiados y dibujos geométricos y ricos templos de recios muros.

Molino de Robledillo de Gata

Las laderas más altas de la sierra están cubiertas por pinares, plantaciones de castaños, robles y monte bajo de brezos, madroños y torviscos. En este montaraz territorio tienen su hábitat una abundante fauna que se protege entre la densa vegetación, compartiendo territorio con  las colmenas que los habitantes de estos pueblos miman con esmero. Una activad que le reporta excelente beneficios, pues la miel que se produce en la comarca, al igual que otros productos, goza de muchos prestigio, al tiempo que tiene denominación de origen.

Los ríos y gargantas de Gata, no suelen secarse durante el verano, aunque reducen su caudal considerablemente, esto permite que cuando llega el otoño y caen las primeras lluvias, estos ríos cobren todo su vigor y las cascadas, pequeñas y grandes que hay en la zona,  se llenen de agua, produciendo la habitual expectación del visitante. Esto es lo que sucede con la cascada del Chorro de los Ángeles pues se encuentra situada a mucha altura, en la frontera entre Las Hurdes y la sierra de Gata, en lo alto del monte, por lo que tiene muy poca aportación de agua, reduciéndose a la minima expresión durante las estaciones secas. En todo caso desde el mirador que hay cerca de la cascada se tiene una extraordinaria panorámica de la cascada que vierten sus aguas desde lo alto de las cancheras en una sensacional caída.

Flores de la sierra de Gata

Recorrido

Comenzamos la ruta en el pórtico de la iglesia de Descargamaría, una bonita construcción y algo atípica para ser la iglesia parroquial del pueblo. Descargamaría, como casi todos los pueblos de la Comarca de Gata, conserva una bella arquitectura tradicional serrana, con casas de dos plantas, recios muros de granito, bellas balconadas de madera de roble y castaño y recios alerones que resisten el paso del tiempo. El entramado de sus calles y plazas nos recuerda los pueblos árabes, con estrechos pasadizos, callejuelas y solariegos rincones. La parte baja del casería discurre paralela al curso del río Árrago que discurre entre viñedos, choperas y remansos de agua.

Senda de Robledillo de Gata Ovejuela

La salida del pueblo la efectuamos por el paseo que sube junto al río, cruzamos el arroyo de la Media Fanega por el puente de la carretera de Robledillo, de las ultimas casa que hay junto al puente parte el PR 7, o camino Real. Continuamos por una pista forestal que sube por la margen derecha del río Árrago, toda la ruta esta bien señalizada con marcas de pintura y estacas de madera. En este tramo del sendero el bosque de ribera, es denso y de una variedad cromática que parece salido de un cuadro impresionista.

Senda de Robledillo de Gata Ovejuela

Pronto llegamos al puente del arroyo de la Garganta, cruzamos este para subir hasta la ermita del Humilladero donde encontramos un merendero con fuente. Desde este lugar se divisa ya el caserío de Robledillo de Gata, una de las mejores representación de la arquitectura tradicional de la comarca. En el entorno los viñedos y olivares nos acompañan en un armónico paisaje, lleno de contrastes, verdes intensos y luces que realzan los colores de las vides y los bosques caducifolios.

Senderistas

Unos metros más y entramos en el pueblo por una calleja de paredes altas, lo primero que encontramos es la oficina de turismo y la casa de la cultura. Tras visitar la oficina y pedir consejo y información, continuamos camino, cruzamos de nuevo el Árrago y nos internamos en las callejuelas y pasadizos de Robledillo, donde la pizarra, la madera y el adobe son los elementos protagonistas de su arquitectura. Antes de continuar camino el pueblo bien merece un paseo para degustar de sus numerosos rincones y admirar la belleza que encierra entre sus paredes este pueblo serrano.

Cascada de los Angeles

Atravesamos el pueblo por la calle de la Rua hasta llegar al final de esta donde están las piscinas naturales, por la derecha, entre muros de piedra, sale una calleja que desemboca en un camino empedrado que sube entre castaños y pinos. La panorámica que se tiene del armónico caserío y el valle, con sus extensos viñedos y olivares, resulta de gran atractivo. Sobre los tejados, el viajero siempre tendrá presente la blanca y airosa espadaña de la iglesia que destaca sobre el rojo de los tejados y el verde de la vegetación que cubre el alto valle.

Chorro de Ovejuela

La ruta atraviesa en dos ocasiones las curvas cerradas de la carretera que sube al puerto Viejo, en la primera, dejamos a nuestra izquierda el deposito del agua y continuamos caminando entre bosques de castaños, pinares y monte bajo de brezos, helechos y madroños. En poco más de media hora ganamos la divisoria de aguas, frontera entre la comarca extremeña de La Sierra de Gata y Las Hurdes, en este punto la ruta enlaza con un cortafuego por el que discurre una pista forestal, tomamos esta en sentido sur, a un escaso kilómetros, un poste nos indica tres posibles direcciones. Si queremos conocer la cascada de Los Ángeles tomamos hacia el sur para luego retroceder y tomar el sendero que nos lleva hacia la cascada de Ovejuela y el pueblo del mismo nombre.

Cascada de Ovejuela

abandonamos el cortafuegos y nos internarnos en una plantación de castaños y pinos que creen en territorio de Las Hurdes. Parte de este tramos del camino esta marcado con mojones de piedra, pintura y desbroces que nos guían por uno de los parajes más salvajes y solitarios de Las Hurdes, donde la vegetación autóctona; encinas, madroños, alcornoques, lentiscos y brezos, ha sobrevivido a la sobre explotación y a los incendios forestales acaecidos en estas sierras hace años.

Huertyo en el río Arrago

Pronto damos vista al arroyo de la Zarzuela cuyas aguas se deslizan por las superficies erosionadas de la pizarra, creando charcos y pequeños rápidos. En este punto caminamos ya por el camino empedrado de Ovejuela que nos proporciona un agradable recorrido y nos acerca a la cascada de Ovejuela, situada en el río del mismo nombre, de la cual nos llega desde lejos el estruendo que produce el agua al despeñarse por el precipicio. Desde el sendero no se ve la cascada por lo que tenemos que ir atentos para desviarnos del camino principal que continua hasta la alquería de Ovejuela. Situados cerca de la cascada tomaremos un ramal que desciende entre pinos, madroños, encinas y monte bajo hasta la base de la cascada. El desvío del camino no esta muy bien señalizado ya que al marcarlo han puesto una cruz que indica que no se puede bajar, en esta ocasión no debemos hacer caso pues el ramal del camino esta desbrozado y desciende hasta la misma cascada.

Ovejuela

El chorro de Ovejuela como así se lo conoce en la comarca, se encuentra en un paraje casi inaccesible, jalonado por grandes salientes de pizarra y viejos encinares, donde solo se adentran los animales salvajes y algunos senderistas que recorren estos parajes. En la base la cascada hay una profunda poza donde el que más y el que menos suele darse un chapuzón en los días de calor y de paso relajarse un poco. La zona es de un alto valor ecológico y paisajístico por ello todas las precauciones que tomemos serán pocas para no alterar este valioso ecosistema y dejar que perdure con el paso del tiempo.

Ovejuela

El regreso se hace subiendo otra vez al camino principal o si el río no lleva mucha agua, podemos seguir el curso de este para en lazar más abajo con el camino que hemos traído de Robledillo.

Si el valle del Árrago, de donde partimos, reúne todos los altos valores ecológicos y paisajísticos que puede conservar un territorio, el valle de Ovejuelas no lo es menos. El río en su descenso, va formando bellas curvas y erosionando las azulada pizarra, en cuyo lecho se forman charcos y pequeñas cascadas. En las laderas de la montaña, aparecen los bancales de piedra que sustentan los olivos, los castaños y los cerezos. Poco antes de entrar en el pueblo nos encontramos con la piscina natural que rebosa de agua durante el verano.

Camino de Ovejueala

Ovejuela es una alquería pequeña, recóndita, recostada en la vertiente sur de la montaña, con casas de pizarra, calles estrechas y retorcidas, pasadizos diminutos y balconadas que miran al sol. En el entorno, salpicando el paisaje, surgen por doquier los huertos y los bancales repletos de hortalizas, cerezos y higueras.

Mirador de la Cascada de los Ángeles

FICHA TÉCNICA

SITUACIÓN: frontera entre comarcas, Las Hurdes y la Sierra de Gata, en la alta Extremadura.

PUNTO DE PARTIDA Y DE LLEGADA: Descargamaría, Ovejuela.

COMO LLEGAR: desde Plasencia, hacia Pozuelo de Zarzón por la EX-204, pasando por Carcaboso y Montehermoso. En Pozuelo, desviarse hacia Santibáñez el Alto y Descargamaría. Desde Cáceres a Coria, continuar por la EX-526 hasta el cruce con la EX-513, donde nos desviamos hacia Villasbuenas para continuar hacia Descargamaría.

CARTOGRAFÍA: Servicio Geográfico del Ejercito, hoja, 551 y 574.

BIBLIOGRAFÍA: Sierra de Gata, editorial. Esdisgata, varios autores, 1996.

INFORMACIÓN: Oficina de Turismo de Robledillo de Gata. Tel: 927 67 10 11.

OBSERVACIONES: los bosques de castaño son especialmente densos en la ladera oeste del valle del Árrago y en la vertiente este del regato de la Zarzuela. De interés el museo del aceite en Robledillo de Gata, Tel: 652 16 06 92.

Robledillo de Gata

2 thoughts on “En la alta Extremadura, Sierra de Gata Las Hurdes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *