El Camino de La Guía, Sierra Llana, Gredos

El Sistema Central esta constituido por una cadena montañosa que se orientan de este a oeste y hace de barrera natural entre dos grandes mesetas, Extremadura y Castilla.


Camino de la Guía

Sobre sus cumbres nevadas surgen a modo de pinceladas, sutiles formas que realzan la impresionante belleza de este territorio situado a caballo entre Castilla y Extremadura. Paisaje atormentado que se trasforma durante las grandes nevadas que cubren la sierra de Gredos en la estación invernal. Unas montañas esculpidas por los hielos en tiempos de las glaciaciones que durante siglos cubrieron esta parte del territorio peninsular, hielos que dejaron al retirarse, numerosos circos glaciales, lagunas de montaña, fragosas gargantas y bellas morrenas. Un paisaje que delata la prolongada existencia en estas latitudes de numerosos ríos glaciares que se descolgaban de las montañas en todas direcciones.

Aproximación

Al acercarse hasta estos apartados páramos que cuartean tierras de Castilla y Extremadura, donde el camino se hace silencio y el tiempo pasado yace atrapado en los pueblos medievales, el viajero siente que descubre otro mundo de dimensiones desconocidas, alejado de aquel que le rodea permanentemente. Un mundo de alturas pétreas, extensos valles que se pierden en el horizontes y caminos infinitos que unen pueblos y culturas, Barco de Ávila, Piedrahita y Puente Congosto, todos ellos situados en el valle del Tormes, y Madrigal de la Vera, Jarandilla, Cuaco de Yuste en el valle del Tiétar. Pueblos que destacan por su relevante arquitectura y por su historia, aunque no son los único que se asientan en estas fértiles tierras donde abunda el agua, los bosques y en alguna zona el benigno clima.

Chozas

Del silencio de estas sierras nevadas y coloridos bosques otoñales, surge una naturaleza bravía que conserva una importante variedad de especies de flora y la fauna peninsular. Naturaleza, paisajes, costumbres y tradiciones guardadas con esmero desde tiempos remotos como auténticos tesoros por los campesinos del lugar. Nadie mejor que ellos para conocer el valor de estas tierras, donde se criaron y a la que conocen muy bien, pues no en vano modelaron su vida y su carácter al unísono que lo hacia la propia naturaleza.

Cancho

Paisaje, geología, flora, fauna, forma de vida y pueblos medievales, configuran un paisaje excepcional, junto con la historia y los numerosos monumentos que el hombre a construido en el lugar durante siglos y cuya belleza el tiempo a respetado. Estas riquezas son un excelente pretexto o un aliciente más para visitar esta parte del territorio peninsular y disfrutar de la aventura, de la gente del lugar, de la naturaleza y de otros muchos agradable placeres que encontrará el inquieto viajero al adentrarse por estos caminos y desconocidos territorios.

Descripción de la ruta

El Camino de La Guía atraviesa el macizo de Gredos por sierra Llana y une la vertiente sur de la sierra, (comarca de la Vera), con la vertiente norte, (valle del Tormes), une las poblaciones de Madrigal de la Vera al sur, con Navalongilla al norte. Es un viejo camino de arrieros que sigue el trazado de un cordel por el que se conducía antiguamente el ganado durante la trashumancia desde las dehesas extremeñas hacia las tierras castellanas del norte, y viceversa.

En la vertiente abulense, el camino tiene dos ramales. Uno parte del pueblo de Bohoyo y sube hasta el Regajos de la Cruz, donde enlaza con un segundo ramal que viene de Navalonguilla, este último esta mejor señalizado, los vecinos de este pueblo lo solían reparar pasada la estaciones de lluvia y las grandes nevadas, pues debido a la pendiente que debe salvar el camino hasta ascender a lo alto de la sierra, le hacen muy vulnerable a la erosión. El agua levanta el empedrado y derrumbaba las paredes que lo sostienen convirtiéndolo en algunos tramos en una especie de acequia por las que baja el agua. El paso del tiempo y la construcción de pistas forestales en la zona que suben hasta media ladera, han dejado en desuso este antiguo camino de montaña aunque aun es reconocible su trazado original, en la actualidad es utilizado por los campesinos para conducir el ganado hasta los pastos de altura en primavera y por los montañeros que visitan esta parte de Sierra Llana.

Rayos y nubes

En toda la parte de la sierra, cuyo desnivel es superior a los dos mil metros de altura, el camino está señalizado por unos  grandes mojones cónicos de piedra que miden más de dos metros de altura. Ello no impide que en algunas coacciones estos hitos se hallen tapados por el espesor de la nieve que cubre la sierra. Los mojones se construyeron para que los estraperlistas, que en los años de la pos guerra civil española comerciaban con los productos de la Vera y el alto Tormes, no se perdiesen en los días de niebla y ventisca, y en las cerradas noches, cuando las nubes suelen cubrir estas montañas. En esas situaciones el paso por esta parte de la sierra se hace bastante complicado y en ocasiones peligroso, pues es fácil desorientarse y terminar cayendo por alguno de los muchos precipicios que jalonan estas montañas en ambas vertiente.

El camino de  La Guía, junto con el paso por Puerto del Pico, la Trocha Real de Candeleda y el camino del Emperador Carlos V en el puerto de Tornavacas, es el paso más importante que existía en la antigüedad para atravesar el gran farallón de Gredos y comunicar castilla con Extremadura y sus numerosos pueblos.

En la vertiente sur, el camino atraviesa algunas dehesas con ganado vacuno y especies protegidas de aves rapaces que anidan en primavera en los robledales y encinares de la zona, por lo cual su protección está controlada por los guardas forestales. En estas dehesas también se puede disfrutar de la presencia de grandes ciervos y manadas de machos monteses que durante la estación invernal descienden de lo alto de la montaña cubierta de nieve, para refugiarse de las inclemencias en la zona más templada y de paso buscar alimento.

En el descenso, el camino nos ofrece una bella estampa (muy poco conocida) de la vertiente sur del macizo central de Gredos (las Canales Oscuras del Almanzor), una maraña de corredores erosionados en la roca viva que ascienden más de mil metros por la empinada vertiente sur de la sierra, estos yacen cubiertos de nieve en invierno ofreciendo un autentico espectáculo visual, especialmente en los atardeceres cuando la luz anaranjada del sol ilumina la nieve que tapiza estas cumbres. Hacia el sur podemos contemplar el apacible valle del Tiétar y el efecto que las láminas de agua de los embalses producen con los reflejos del sol, así como las parcelas de cultivos forman una especie de mosaico en estas fértiles tierras regadas por el río Tiétar.

En esta ocasión la ruta que realizamos, por problemas de intendencia, discurrió de forma circular, pues partimos de Navalongilla por la pista que asciende por el valle de la garganta de los Caballeros. Avanzamos entre desnudos robles, paredes de piedra que delimitan los prados, sorteando los arroyuelos que bajan de la sierra henchidos de agua. En la primera bifurcación de la pista forestal que encontramos tomamos por la derecha, continuamos por esta hasta rebasar una cancela con un paso canadiense. En este punto la pista se bifurca, una toma al frete y la otra hace una pronunciada curva antes de emprender el ascenso por la ladera de la sierra, tomamos por esta última que sale por nuestra izquierda. Al poco rato localizamos un par de cabañas cubiertas de matojos, estas se encuentran ya en el límite del bosque, a partir de este punto solo los piornos y la roca granítica nos acompañaran en el recorrido. Más adelante la pista forestal termina un poco antes de se cruza el curso de un arroyuelo, ya campo através se sube zigzagueando por los campos de nieve hasta enlazar con el Camino de Laguía, lo avistaremos por sus grandes mojones de piedra que como penitentes atraviesan la sierra de norte a sur.

Situados ya en lo más alto de la montaña, donde la nieve cubre el paisaje de roca y piornos, cabe la opción de continuar hacia el sur siguiendo el camino marcado por los mojones que desemboca en una pista forestal, esta desciende hasta el pueblo de Madrigral de la Vera. O hacer una travesía por la divisoria de la sierra, pasando por la Choza de Peones y el pico del mismo nombre, para luego retroceder y tomar por el camino originario de Navalonguilla, este desciende por la misma ladera de la sierra por la que hemos subido siguiendo un pequeño regajo. El pico de Peones es una lugar privilegiado para disfrutar de la zona del Aventeadero, la portilla de Cinco Lagunas, el Almanzor y la garganta de los Hermanitos.

Si la ruta se hace en travesía, comenzando en Navalonguilla y terminando en Madrigal de la Vera, el punto de partida será el que hemos utilizado en esta ocasión como descenso la ermita de Nuestra Señora de los Leones, pues esta parte del sendero, como ya hemos indicado anteriormente, está mejor señalizada y la pendiente es más suave.

Vértice

GUIA PRACTICA

COMO LLEGAR: Desde Madrid se puede llegar hasta Ávila y desde esta ciudad tomar la carretera N 110  hasta Barco de Ávila, en esta población continuaremos por la carretera comarcal que lleva hasta Navalonguilla.

LUGAR DE PARTIDA Y LLEGADA: Ermita de Nuestra Señora de Los Leones (1240 m), Madrigal de la Vera.

DIFICULTAD: Media, alta durante el invierno.

PRECAUCIONES: No es aconsejable realizar esta ruta con mal tiempo; ventisca, lluvia, niebla, viento. Con nieve es necesario llevar material de montaña; botas, piolet, crampones, raquetas y ropa de abrigo adecuada.

TIEMPO: El recorrido se puede realizar en una jornada tanto si se hace circular como si se hace en travesía.

DISTANCIA: Unos 25 kilómetros aproximadamente.

CLIMA: Sistema central, Sierra de Gredos, temperaturas muy frías, en los meses del invierno, con fuertes nevadas que con frecuencia cubren los pueblos y los valles, con abundantes lluvias en otoño y primavera.

ÉPOCA: Cualquier época es buena para acudir hasta estos parajes, dependiendo de la estación podremos contemplar un paisaje distinto.

CARTOGRAFÍA: Mapa Guía de la Sierra de Gredos, de Aurelio Delgado Sánchez, editado por la Caja de Ávila. Track de la ruta.

Pausa

Agrupamiento

Camino de La Guía

Camino de la Guía

Fotografías de Antonio Gallego y Javier Elcuaz

2 thoughts on “El Camino de La Guía, Sierra Llana, Gredos

  1. Son fotos espectaculares. Muy bonitas. A ver si me animo y hago la ruta, ya que no he tenido/buscado la oportunidad de hacerla.

    Gracias, por enseñarnos lo que hay por ahí arriba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *