ISLANDIA, UN TERRITORIO DE ELFOS, TROLLS, GIGANTES Y BELLAS CRIATURAS

RICO MAPACHITO

Iceland


Este año ha acontecido la tercera edición de la Roverway, un evento que reúne a jóvenes scouts de entre 16 y 22 años de todo el mundo. Cada certamen se desarrolla en un lugar distinto, y este año se ha realizado en Islandia.

Hasta allí volamos mi clan y yo, la tarde del 17 de Julio desde Málaga rumbo a Reykjavik con escala en Londres.

La primera impresión que se tiene de Islandia es de estar en otro planeta, un páramo yermo sin señal alguna de vida, y es cuando te preguntas cómo has llegado hasta allí. Pero poco a poco la magia de los elfos, trolls, gigantes y demás criaturas de Islandia te va enganchando.

Nosotros no vimos mucho de Islandia, pero lo poco que vimos, fue suficiente para desbordarnos e irnos con la cabeza gacha añorando pasar unos días más.

Nuestra visita comenzó en un camping, cuyo nombre no me atrevería a recordar, a unos kilómetros de Reykjavik. Allí nos concentramos un gran número de españoles (y entre ellos, un gran número de murcianos), franceses, italianos (gente muy maja) y los de Liechtenstein, entre otros.

Iceland

De allí cogíamos un autobús a Reykjavik, el cuál te dejaba en la estación, perfecto para empalmar con cualquier visita, como géiseres, termas, cataratas, etc. Estos viajes estaban muy bien, porque sacabas el viaje de ida y vuelta y en el caso de las termas te incluía la entrada a los baños. Nosotros cogimos el autobús del Blue Lagoon ó Blue Lake, unos baños termales originados por una central geotérmica. Aunque nosotros hicimos esto, recomiendo dejar esta visita OBLIGADA para el final, pues es pura relajación, y ya casi mejor que no digo más.

Otras visitas que hicimos fue a los géiseres y a Gullfoss, una catarata más que impresionante.

Iceland

Volviendo a Reykjavik, no puedo decir mucho de la ciudad, pues la visita fue más bien una pasada rápida, no nos sobraba tiempo. Sin embargo quisiera hacer mención a un restaurante español: el “Tapas”, no os preocupéis en localizarlo porque en los aviones de iceland express lo ponen en el libreto de publicidad. Es curioso estar a tantos kilómetros de tu casa y encontrarte algo, en apariencia, tan familiar. La verdad es que el “Tapas” resultó ser un restaurante algo más internacional y algo más caro de lo esperado.

Al día siguiente a nuestra visita a la capital, volvíamos para la apertura de la Roverway’09, en donde se concentraron un sin fin de jóvenes de todo el mundo. Encontramos scouts de China, Kenia, Canadá e incluso había de Australia, justo de la otra parte del orbe. Un amigo me dijo que podíamos ser algo menos de un cuarto de la población de Islandia, es por ello comprensible que al final de la Roverway recibiéramos una visita del presidente de Islandia.

Iceland

Después de la apertura, nos enviaron por grupos a distintas partes del país, según la ruta que hubiéramos escogido previamente. Nosotros nos decantamos por el Norte. Nos enviaron a un camping-campamento de verano, a las afueras de Akureyri, creo recordar que es la segunda ciudad más importante de Islandia, aunque pueda parecer aquí un pueblo grande. La verdad es que era una ciudad curiosa, pues los autobuses eran completamente gratis (sí, gratis), y además algo que debíamos hacer antes de irnos, según la oficina de turismo, era pasarnos por “Brynja”, una heladería con unos helados exquisitos, aunque más curioso era la forma de servirlos y la gran variedad de condimentos para el helado.

Iceland

Sólo hicimos una salida al monte, pues los líderes no parecían muy dispuestos a sacarnos y el tiempo meteorológico tampoco apremiaba a las salidas. Aún así, esa sola salida, que en España sería irrisoria, pues subimos una cima de 1100 m de altura, me ofreció la mejor panorámica que haya podido ver, pues ya dije antes que Islandia es otro mundo, un mundo de elfos, trolls y gigantes, porque a esa panorámica sólo le faltaban los barcos de velas cuadradas atracando a la voz de Odín.

Iceland

Después de la salida no vimos mucho más de Islandia, pues la virtud y la cruz de la Roverway era la centración que tenía por la comunicación. Así pasamos los últimos cuatro días, en un campamento base en Althingi, a las afueras de Reykjavik, relacionándonos con gente de costumbres completamente distintas a las nuestras, y a la vez, muy parecidas a nosotros. En total nos reunimos jóvenes de 41 nacionalidades distintas (creo recordar), obviamente, una experiencia única que no creo olvidar.

Iceland

www.roverway.is www.gs125.com

One thought on “ISLANDIA, UN TERRITORIO DE ELFOS, TROLLS, GIGANTES Y BELLAS CRIATURAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *