SIETE PICOS, ENTRE MADRID Y SEGOVIA

Cumbres pétreas cinceladas por el tiempo

Siete Picos


Además de disfrutar del fresco aire del norte, el recorrido de Siete Picos ofrece la posibilidad de admirar el trabajo de la naturaleza con los bloques de granito que puntean este macizo que sirve de atalaya natural para dominar con la mirada casi todo el Sistema Central y las tierras allanadas por la cuenca del Duero al norte y la del Tajo al sur.
En esta época del año, cuando el blanco de la nieve ha dejado paso al amarillo de las retamas, el contraste de colores sirve de distracción para abstraer la atención de la afluencia humana que aquí se concentra para sentir el latido de la tierra ahogado por la urbanización galopante que se extiende sin cesar.

Sierte Picos

Siete Picos

Siete Picos

Texto y fotografías de Javier Elcuaz del Arco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *