PEÑA UBIÑA: ALTA MONTAÑA RELÁMPAGO

Peña Ubiña desde el refugio del Meicín

El macizo de Peña Ubiña declarado recientemente parque natural, alcanza las mayores elevaciones de la cordillera cantábrica entre Asturias y León (considerando los picos de Europa como sistema montañoso aparte) y es un lugar de visita imprescindible para todo montañero.

Podemos acceder a este macizo desde León, por el valle de Babia desde los pueblos de Torrestio o Torrebarrio, pero hemos elegido en esta ocasión el acceso por la vertiente asturiana a través del valle del Huerna, desde Campomanes. La carretera está en obras por la construcción de la variante ferroviaria del puerto de Pajares, y accede en 21 km al pueblo de Tuiza de arriba (el mas alto de los municipios asturianos a más de 1300 m).

 Vista del macizo a la salida de Tuiza

En esta ocasión la nieve ya se encuentra a ambos lados del asfalto desde el pueblo de Riospaso, localidad con excelentes vistas de los picos de la Tesa y de la Mesa. Desde el aparcamiento calzamos los crampones, que ya no abandonaremos hasta la cumbre de Peña Ubiña. El camino de acceso a la majada del Meicín parte de lo alto del pueblo por la ladera sur del valle, ladera propensa a los aludes cuando caen grandes acumulaciones de nieve, en ese caso interesa partir por el centro del valle por antiguos caminos usados por los pastores del pueblo. En poco menos de una hora subiendo unos doscientos metros de desnivel nos encontraremos con el nuevo refugio del Meicín, de la federación asturiana de montaña. Este refugio, guardado todo el año, es base privilegiada para acometer las ascensiones a las grandes cumbres del macizo.

Nuevo refugio del Meicín

Para acceder a Peña Ubiña tenemos que ascender la collada de Terreros que va ganando pendiente progresivamente, en su ascenso, el día se complica y nos envuelven nubes que avanzan rápidamente impulsadas por el viento del norte. Las predicciones meteorológicas anunciaban cambio de tiempo para la tarde y aunque el día amaneció radiante, parece que no van a fallar.

Ascendiendo la vertiente este, peña Ubiña la pequeña al fondo

Una vez en el collado de Terreros, giramos a la derecha para subir por las fáciles laderas de la vertiente este del pico, las nubes quedan a nuestros pies, emergen picos como islas entre el mar de nubes que envuelve la zona y la magia de la montaña nos atrapa de nuevo dejándonos extasiados ante el panorama que contemplamos.

Cumbre de Ubiña, nuestro nueva amiga, una cachorra sube con nosotros

Un último esfuerzo y llegamos a la cumbre azotada por ráfagas intermitentes de viento, fotos, recuerdos y rápido para abajo… parada obligada en el refugio para calentarnos con una sopa y comprobar el fenomenal estado del nuevo edificio… continuamos hacia Tuiza, caen los primeros copos cuando estamos llegando al coche…aquí está el frente prometido.

interior del refugio

Bajamos el puerto nevando, todo gris, pero hoy hemos tocado el cielo con las manos, hemos estado en alta montaña en estado puro en un abrir y cerrar de ojos. Merece la pena visitar Ubiña, aunque sea de modo relámpago como hemos hecho hoy nosotros.

Vista de la Babia desde la cumbre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *