SIERRA DEL BARCO DE ÁVILA
ENTRE LAGUNAS Y CIRCOS GLACIARES

Javier Elcuaz

null

La bonanza meteorológica que hemos disfrutando estas primeras semanas del mes de octubre, colaboró para disfrutar de la travesía por los circos glaciares de la sierra del Barco de Ávila. Un oleaje de piedra en desorden que culmina en erosionados picos y altos puertos, donde la cabra montes se siente como en su casa y el astuto zorro otea las extensiones de piornos que cubren la sierra, en busca de algún descuidado ratón de montaña. Algunas nubes y la niebla impidió la visibilidad en la distancia, sólo en el tramo de máxima altitud donde reinaban las temperaturas más bajas y los vientos azotaban el roquedo.
La ruta comenzó en la Cuerda del Risco para continuar por la Garganta de Galingomez, el circo y la laguna del Barco, portilla Honda, y subida al Corral del Diablo. El descenso continuo por la laguna de la Nava y la encajonada garganta del mismo nombre. Este camino se convirtió en una serie de imágenes otoñales dominadas por los colores intensos de la estación que dominaba el paisaje de robles, fresnos y castaños. Al final de la ruta nos esperaba el pueblo serrano de Nava del Barco, una pequeña aldea de montaña situada entre grandes gargantas y huertos repletos de manzanos, nogales y judías.
Un recorrido de media montaña por la serranía del barco de Ávila en las estribaciones más occidentales de la sierra de Gredos, donde la agreste montaña se funde con la vegetación autóctona: robles, castaños, fresnos, serbales y sauces que se agolpan, junto con la vegetación de ribera, en los valles y laderas de la sierra, creando un mosaico vegetal de enorme riqueza botánica, refugio de aves y otras especies de la fauna.

null

null

null

null

null

null

null

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *