El Viajero Trotamundos. Agencia de Viajes


 

sep 22 2008

HALEAKALA, EL HOGAR DEL SOL

Categorías: Viajeros por el Mundo

Texto y Fotografía de Juan José Ramos Encalado

null

El inmenso volcán Haleakala, con sus 3.050 metros, más que dominar, simplemente es la parte oriental de la isla hawaiana de Maui. Paisajes lunares en la caldera formada tras el colapso del volcán y posterior erosión, hacen uno de los paisajes más inolvidables jamás vistos. Subiendo se nota el aire más fino. La humedad que traen los alisios desde el Pacífico, en forma de espesos bancos de nubes se va desvaneciendo a medida que subimos. Extensas laderas cubiertas de matorrales con vistas extraordinarias en Halemau’u (2.400 metros), Leleiwi (2.700 metros) hasta llegar a la árida y desolada cumbre, donde el silencio y el frío se suman a la admiración que produce tanto la visión de la propia caldera, como del mar de nubes y dejando en la retina uno de los anocheceres más hermosos que hemos tenido ocasión de observar.
La caldera es de dimensiones colosales: 14 kilómetros de larga por casi 5 kilómetros de ancha apreciándose un cañón que se derrumba desde ella hacia el océano hacia el norte, el Ko’olau Gap y otro que se intuye que se derrumba hacia el sur, el Kaupo Gap. Dominan los colores de óxido, los conos de escorias procedentes de posteriores erupciones, y … soledad que se ve interrumpida por la llamada del petrel hawaiano, un ave marina que cría en los barrancos y paredes de esta caldera, donde los antiguos habitantes de esta isla consideraban que era “El hogar del sol”.

null

null

null

null

null

5 Responses to “HALEAKALA, EL HOGAR DEL SOL”

  1. miriam bourda says:

    Yo estuve tambien en esta maravilla!!! lo llevare en el corazon y mente siempre un espactaculo ano perderse al visitar Maui!! gracias por recordarmelo. Tu sabrias el nombre de la planta plateada simbolo del parque??? le tome una foto bellisima pero no apunte el nombre??? gracias

  2. Juanjo Ramos Encalado says:

    ¡Alucinante Haleakala!. La planta se llama en inglés Silversword (en castellano Espada de Plata), en hawaiano ‘Ahinahina y su nombre científico es Argyroxiphium sandwicense. El género viene del griego Argyros (plata) y xiphium (espada), la especie sandwicense, viene del viejo nombre con que eran conocidas las islas Hawaii, las islas Sandwich. Estas islas ya eran conocidas por los españoles en sus travesías entre el puerto de Acapulco y el de Manila, en el siglo XVI y se conocían como Islas de Pájaros o Islas de Mojos. Nunca mostraron interés por colonizarlas. La planta presenta dos subespecies, una que crece en Haleakala, en la isla de Maui y la otra en Mauna Kea, en la isla de Hawaii. Entre las hojas y raíces de esta planta vive un grupo de coleópteros muy ligados a esta especie del género Plagithmysus.

  3. Juanjo Ramos Encalado says:

    Se me olvidaba comentar, hay una foto de la planta en la entrada que hay en “Mauna Kea, el techo del Pacífico” en este mismo blog

  4. Víctor G. Morfín says:

    Yo bajé solo al fondo del cráter en abril de 1994.
    En el centro hay una cabaña para el guardabosques que se encuentra vacía a menos que algún grupo haya programado el descenso.
    El silencio es imponente y te hace meditar acerca de tu pequeñez en la Tierra y en el Universo.
    Los muros de los costados tienen 350 metros de alto.
    Al amanecer, se vacía de vapor el cráter en un espectáculo inigualable. Cuando el sol ilumina el interior, se asombra uno por su tamaño. (Yo ya había estado dentro del cráter del Nevado de Toluca, pero el volcán Haleakala es muchísimo más grande).
    Los conos de ceniza de colores en el fondo son también impresionantes.
    Valió la pena el esfuerzo, pues empecé a bajar a las siete de la mañana y regresé al punto de partida a las tres de la tarde.
    LLeven comida y agua si lo quieren intentar.

  5. Roberto García says:

    Mi mujer y yo estuvimos en el año 2011.
    Subimos al Haleakal dos veces, la segunda lo hicimos para ver amanecer, alucinante. Después recorrimos a pie el interior del crater, 9 horas andando y disfrutando.
    Creo que la planta la llamaban allí AHINAHINA.

Deja un comentario