F35. LA RUTA KJÖLLUR

Texto y Fotografía de Juan José Ramos Encalado

null

null

Recorrer los 200 kilómetros que separan la localidad de Bluondos, en el norte de Islandia, de la espectacular cascada de agua, Gullfoss en el sur de la isla constituyen una de las experiencias más impactante, si cabe aún, de un viaje por este país. Cubrir esa distancia con un pequeño Nissan Micra, es además una gran aventura. Se recorre el desierto del centro de Islandia. Desierto frío, barrido por un constante viento pero con aire limpio que engaña a la vista haciendo que todo parezca mucho más cerca de lo que los mapas indican. Así queda uno embobado mirando los glaciares Holfsjökull y Langjökull, la montaña Strytur, bañarse y entrar en calor en las aguas termales de Hveravellir y despedirse al llegar a la gran cascada de Islandia: Gullfoss.
Sólo se puede recorrer en verano, ya que las nieves no se retiran hasta mediados de junio. Asegurarse de que los riachuelos que la atraviesan tienen poco agua, preguntando a la gente que la cruza (la información de los conductores de vehículos 4×4 hay que ponerla en cuarentena) y armarse de valor (hay tramos donde hay que ir delante del coche quitando las piedras de la carretera).

null

null

null

null

null

null

null

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *