POR CAMINOS DE ROMANOS Y PEREGRINOS MOZÁRABES

Texto y Fotografía de Javier Elcuaz

null

null

El XXV Rastreo de los Amigos de la bici rodó por tierras zamoranas donde observar y disfrutar del paso de la humanidad desde la cultura de los castros, la repoblación medieval hasta el tránsito de peregrinos compostelanos de ayer y de hoy.
Las cada día más reconstruidas ruinas del monasterio de Moreruela nos recibieron cuando ya el calor de la mañana hacía acogedoras las sombras. Los restos, también en proceso de consolidación, de la enigmática ciudad abandonada de Castrotorafe fueron la siguiente parada antes de recorrer el trayecto menos grato del día por un corto tramo de la Nacional 631. Tanto el caliente asfalto, como el fuerte ritmo impuesto por unos, caldeó los ánimos de otros.
En el frescor del pórtico norte de la iglesia de Moreruela de Tábara se calmaron los espíritus y el apetito, y se recobraron los cuerpos para completar la jornada visitando la iglesia románica de Tábara y los escondidos restos del castro de Castillón. Emplazado en una meseta ceñida por el río Esla, el lugar anima a que la vista se pierda recorriendo el amplio espacio cubierto de un denso bosque de encinas que se miran en el espejo de las remansadas aguas donde garzas y cormoranes encuentran su alimento.

null

null

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *