RUTAS DE ALTA MONTAÑA DURANTE EL DESHIELO

Texto y fotografía de Manolo Santervás Martín

null

null

Ayer comentaba Rafa que para él era el sitio con mayor encanto de Gredos, he de reconocer que para mi también, y el modo de llegar a ellas que yo escogería no cabe duda de que sería a través de la garganta de Gredos partiendo de Navalperal de Tormes. El agua corre por todas partes, las últimas lluvias han dejado todo que parece un vergel, hay flores por doquier y la vista no sabe donde posarse sin salir del asombro. Todas las maravillas chocan con la realidad de que la travesía es larga como pocas y que subiendo de laguna grande al gargantón y luego a la portilla del rey llevo una medio pájara que no parece solucionarse con haber comido algo… por suerte llegó la nieve salvadora, hay bastante y por ella avanzo con mucha mas frescura que por el terreno escalonado, ya estamos en la portilla. La bajada a las lagunas es una delicia, hay mucha nieve primavera y de dos saltos estamos en la laguna cimera disfrutando del espectáculo que ofrecen los témpanos de hielo que la cubren. Nieve primavera y un recorrido por todas las lagunas: Cimera, Galana, Mediana, Brincalobitos y Bajera, un fenómeno de la naturaleza y un regalo para los ojos de los que se acercan hasta este rincón de Gredos en época del deshielo.
Comemos (por tercera vez hoy) y un ratito de siesta. La bajada se me hace más llevadera que otras veces, todo tiene su encanto, desde el chozo de la Barranca a Navalperal, disfrutando de las cascadas que se suceden por el camino, los piornos que llenan el paisaje de un intenso amarillo y de una intensa fragancia. Prados verdes donde retozan las cabras monteses desperezándose del largo invierno y arbustos que brotan con fuerza. En Navalperal, en el bar nos tomamos algunas barritas energéticas de las de verdad: por ejemplo yo me comí dos torreznos, dos chorizos y una empanadilla con dos claras… ya estoy como nuevo ¿hay que volver a subir?. No hace falta que os comente que recordamos antiguas travesías en las que estabais algunos de los compañeros de otras aventuras por esta sierra y que nunca olvidaremos aunque estéis ahora repartidos por todo el mundo.

null

null

null

null

null

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *