“Mejor libre y pobre, que con dinero y amargado”

 

El Rincón del Trotamundos. 23/5/2012

Hoy, 23 de mayo de 2008, se ha conocido la muerte del montañero navarro Iñaki Ochoa de Olza, cuando escalaba el Annapurna, en la cordillera del Himalaya. Siendo la vida un acontecimiento efímero y transitorio, el lugar en el que Iñaki a encontrado la muerte, será posiblemente un lugar recordado por cuantos viven intensamente el deseo de la montaña y por aquellos que le conocieron. Un punto minúsculo de la tierra, donde los vientos enfurecidos, el semblante hostil y malhumorado de los hielos, nos hace meditar para llegar al convencimiento, de que lo eterno no existe, solo existe en nuestra imaginación y en nuestro egoísmo individualista. Por eso algunos nunca entenderán la muerte de Iñaki y la de otros muchos aventureros que tiene lugar cada año en las montañas. Esta gente se pregunta, que sentido tiene “La Conquista de la Muerte”. Es lógico que se hagan esta pregunta, pues ellos solo conocen y piensan en lo material, en amasar fortuna, como si la vida fuera eterna, ellos nunca comprenderán que hay otra forma de ser feliz, en el viaje transitorio que es nuestra vida, tal vez en la conquista de lo inútil.
Hemos encabezado estas líneas de recuerdo para Iñaki, con un párrafo entresacado de los artículos que publica la prensa de hoy acerca de su muerte, un comentario que él solía hacer con frecuencia, el cual resume profundamente la filosofía de este hombre, de este montañero, amante de la vida, una filosofía que posiblemente aprendió de la gente que encontró en sus viajes por el mundo, como guía de montaña, como escalador y como aventurero. Una filosofía que practican muchas personas, incluido aquellos montañeros que en los últimos momentos arriesgaron su vida por intentar salvarlo a más de 7000 metros de altitud. Una vida y una filosofía que para muchos de los que le conocieron, fue un ejemplo, para otros en cambio un sin sentido, pero uno es feliz allí donde se siente a gusto y libre, y sin duda Iñaki lo fue en la montaña, donde paso parte de su vida y donde descansará para siempre, en los brazos del Annapurna.

null

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *