TITAN DESERT 2008, UNA AVENTURA POR EL DESIERTO DEL SÁHARA

Fotografía de Sergio, Texto de Joaquín y Sergio

null

Acabó la Titan Desert 2008, la más esperada y también la más dura de todas las ediciones celebradas hasta la fecha de esta emocionante carrera sahariana. Y volvemos a casa con muy buen sabor de boca pese a que, tal y como informaron algunos medios de comunicación, no pudimos acabar todas las etapas.
Empezamos muy bien la carrera, sorprendiendo a todos y todas con nuestro tándem, superando en la primera etapa un difícil puerto de montaña en el Atlas y realizando un vertiginoso descenso que muchos dudaban que se pudiera hacer en tándem, llegando al Sáhara con las piernas algo cargadas tras 90 km de pedaleo pero con mucha ilusión de cara al segundo día.
En la segunda etapa, con la serenidad que requiere el desierto, pedaleamos otros 80 km bajo temperaturas superiores a los 40 grados sin apenas ninguna sombra en la que guarecerse. Fue un día largo. Por la mañana la organización había decidido retrasar la salida, lo que impidió aprovechar las horas de menos calor para avanzar unos preciosos kilómetros. En un ambiente asfixiante, con el panorama saturado de calima y rodeados de espejismos, a eso de las 2 de la tarde encarábamos la última parte de la etapa, atravesando unos infinitos plateaus pedregosos y, por supuesto, sin sombras. Pese a las extremas condiciones, todo parecía ir bien, pero a 5 km de la línea de meta sufrimos lo que muchos otros, el siempre imprevisible golpe de calor. Tuvimos suerte de estar cerca de meta porque el equipo médico de la carrera pudo socorrernos convenientemente en pocos minutos.

Al día siguiente los ánimos estaban recuperados, pero los médicos nos impidieron tomar parte de la etapa maratón, lo que nos dejaba en el campamento durante dos jornadas, en las que Joaquín todavía sufrió algunos mareos y yo caí enfermo por comer algo en mal estado. Al terminar la etapa maratón ya éramos 80 ciclistas fuera de carrera, el 40% de los inscritos.
En la última etapa quisimos volver a pedalear y así cruzar la línea de meta de la Titan Desert, donde nos esperaban 300 personas que nos obsequiaron una emotiva ovación, repetida más tarde durante la entrega de premios.
Durante estos días hemos recibido apoyo, ánimos y cooperación por parte de todos y todas: participantes, organizadores, periodistas… A todos vosotros queremos daros las gracias. Hemos compartido un sueño con otros 224 ciclistas que soñaban con completar la Titan Desert. Y hemos compartido un sueño con todos los que sueñan con un mundo sin barreras. Y aunque volvemos a casa sin el diploma de finishers, estamos más que satisfechos con lo que hemos conseguido. Nuestro objetivo, como en la vida, es siempre intentar hacer realidad nuestros sueños. No rendirnos nunca. Y así seguiremos.
Antes de despedirnos, queremos dar infinitas gracias a Saga Editorial, Limitless Mountain Riders, Roysa y Zen Bikes por apoyarnos económicamente para cubrir los gastos de las inscripciones en la carrera. También a Power Bar, BEST, Julbo y Casa Masferrer por los materiales que nos cedieron, y de todos los que nos han ayudado en este proyecto, queremos reconocer especialmente el empeño de Paco Comuñas, fotógrafo y director de Solo Bici, por lo mucho que nos ayudó para que estuviésemos en la Titan Desert 2008 y por el seguimiento que realizó de nuestra participación. Sus fotos ilustrarán el nuevo libro de Saga Editorial, del que pronto os informaremos con detalle y que narrará las historias de personas como Joaquín, personas que no se rinden ante la adversidad.

Hasta pronto!!!

Nota personal de Sergio: de todo lo vivido en el desierto estos días,
me quedo con la imagen de Joaquín caminando libre por las dunas.

http://www.conunparderuedas.com/

Fotografía de Sergio, Texto de Joaquín y Sergio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *