EN DOS RUEDAS POR EL ALTO TORMES, PARAÍSO DE ARQUITECTURA Y NATURALEZA

Fotografía de Javier Elcuaz

null

null

El río Tormes se nutre de las gargantas que descienden por la vertiente norte de la sierra de Gredos en Ávila, el río en su recorrido, atraviesa parajes de gran belleza, cuyo valor ecológico y paisajístico, es de vital importancia para el mantenimiento de una naturaleza saludable. El Tormes es un importante afluente del Duero, tras pasar por numerosos pueblos serranos que conservan una bella arquitectura tradicional, el río baña la población de Barco de Ávila, una estratégica villa del medievo, con un grandioso castillo, un puente de piedra, restos de la antigua muralla con portones y una impresionante iglesia. El río se adentra en tierras de Salamanca por la población del Puente del Congosto, un pueblo casi desconocido que posee importantes monumentos de época medieval: Un hermoso puente sobre el ría, el castillo situado en lo alto del pueblo, algunas casas señoriales y una iglesia construida en sillares de granito.

Ruta en bicicleta de montaña

null

Las riberas del Tormes entre Puente del Congosto y Barco de Ávila ofrecen la posibilidad de pedalear por los poquísimos lugares que aún no han conocido la voraz mano del hombre y cobijan encinas milenarias. También existen los campos adehesados donde el ganado se alimenta siguiendo el ritmo de las estaciones. Para asegurarse el agua, esta comarca vio nacer pueblos, hoy cargados de historia como los dos citados. Tampoco faltan las pequeñas localidades sufriendo otro proceso de transformación, esta forzada por el éxodo rural, convirtiéndose en “residencia de mayores”.
El pedaleo de la jornada se interrumpió en ocasiones. Muchos caminos, usados por pescadores, mueren junto al río y obligan a caminar pequeños trechos disfrutando la presencia estimulante del fluir del agua y la fertilidad de la naturaleza renovando sus colores con la llegada de la primavera. El tiempo fresco y nublado produjo nubarrones tormentosos que dejaron caer algunas gotas sueltas sin el menor ánimo de vencer la sequía que estos campos padecen desde hace meses.

null

null

null

null

null

Fotografía de Javier Elcuaz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *