LAS GARGANTAS DEL SUR DE GREDOS EN EL PUNTO DE MIRA DE LOS ESPECULADORES

Texto y fotografía de Rafa Álvarez

null

Las gargantas del sur de Gredos son uno de los espectáculos más impresionantes de esta montaña, un paisaje esculpido por los hielos, la erosión fluvial y el paso lento del tiempo. El caos de piedra que reina en este lugar produce desolación a primera vista, aunque después, cuando ya uno está integrado en este mundo de roca viva, la desolación se torna en serenidad, y el silencio del magma se apodera del espectador, al contemplar de cerca este inmenso escenario de la naturaleza. Si observamos con atención, veremos que en el lugar, sí predomina un orden no establecido por el hombre: el orden que dejaron los antiguos glaciales que durante siglos estuvieron instalados en estas montañas, dejándonos como herencia unos profundos valles que en forma de artesa se adentran en el corazón de la montaña.

null

Un paisaje insólito de airadas cresterías que milagrosamente guardan el equilibrio sin desprenderse, cordales alpinos, inmensos campos de roquedos asolados por los hielos, canchos erráticos que yacen en el fondo de las gargantas tallados por el agua, y grandes morrenas que atestiguan el trabajo paciente de los antiguos glaciales. En medio de este oleaje de piedra, brota el agua cristalina y crecen los verdes helechos, tomillares, piornos alpinos, duros enebros, robles centenarios y algunos castaños.

Sobre el fondo del paisaje se alzan los murallones graníticos de más de 2500 metros de altitud, que emergieron durante los movimientos alpinos que tuvieron lugar en el Paleozoico, rejuvenecidos durante el Terciario. Un hundimiento posterior afectó a la parte sur, acentuando la ya profunda disimetría entre las dos vertiente. Es por este hecho geológico por lo que las diferencias de desnivel, entre la vertiente sur y la norte, son tan acusadas. De ahí la diversidad del clima, paisaje, flora y fauna de la Sierra de Gredos.

null

Las gargantas del sur de Gredos que se arrastran desde las alturas de la montaña, son como una especie de surcos que van erosionando la sierra, y se suceden unas tras otras, formando un relieve quebrado y de intrincados rincones, donde solo los animales salvajes, los intrépidos montañeros y senderistas, se atreven a adentrarse. Estos parajes, por su difícil acceso, esconden una valiosa flora que se ha refugiado en esta sierra ante la presión que sobre ella ejerce el hombre en otras zonas colindantes. Muchas de estas especies son auténticas reliquias vivientes que, por desgracia, ya solo se pueden ver en Gredos. Lo mismo podemos decir de la fauna que habita en la sierra y en los parajes aledaños, donde la cabra montés es el símbolo de las alturas más alpinas, una especie que ha sobrevivido en el lugar contra viento y marea.

Hoy estos grandiosos parajes de ardua belleza, muy difíciles de describir, están amenazados, pues son codiciados por los especuladores dispuestos a no dejar nada sin urbanizar, todo ello, en pro de un supuesto beneficio social, que no es otro que el de su propio interés. Por el momento los proyectos de nuevas centrales y urbanizaciones, han sido paralizados uno tras otro, aunque la pregunta que muchos nos hacemos, es hasta cuándo será posible detener la insaciable voracidad de esta gente sin escrúpulos y sin principios en el respeto con la naturaleza y el paisaje.

LOS PRIMEROS EMBITES HAN SIDO PARADOS

El Ministerio de Medio Ambiente ha formulado una declaración de impacto ambiental desfavorable a la realización del proyecto de construcción de la central hidroeléctrica en la garganta de Chilla, ubicada en Candeleda (Ávila). En la declaración, resuelve que dicho proyecto causaría previsiblemente efectos negativos significativos sobre el medio ambiente y considera que las medidas previstas por el promotor no son una garantía suficiente de su completa corrección o de su adecuada compensación.

null

La declaración negativa del ministerio para construir la central eléctrica ha llevado dos años largos de arduo trabajo. Los técnicos de medio ambiente consideraron negativa la construcción de dicha central desde el principio. Aparentemente Gredos está bien protegido frente a las minicentrales por que el PORN del parque regional solo las permite si se demuestra que tienen impacto insignificativo, cosa muy difícil tratándose de ríos trucheros, con nutria. Muy importantes han sido las alegaciones de grupos ecologistas y de algunos partidos políticos, junto con los informes negativos DG. de Biodiversidad.

Pero no es este el único proyecto en la zona para construir centrales eléctricas. En la garganta de Alardos, próxima a la de Chilla, se plantea otro proyecto similar, aunque suponemos que también tendrá dictamen negativo, ya que las características del entorno son iguales o similares.

null

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *