MADRE E HIJA, DOS AMANTES DEL CAMINO Y LA AVENTURA

El perro es el mejor amigo del hombre si le das de comer

Texto y fotografía de Rosa Miguel

null

Ya llegó la peregrina!!!! y… por si alguno se perdió un capítulo… también llegó su madre!!! A Santiago!!!!

Os cuento… todo empezó aquella tarde en el Huerto de Calixto y Melibea charlando sobre el camino de Santiago con antiguos peregrinos. Me fui a casa con poca motivación y con algo de miedo de ir sola por el Camino Primitivo (Oviedo-Lugo-Santiago)… entonces invité a todo amigo que se me pasaba por la cabeza a venir conmigo pasándome por alto a la mejor… mi madre!!!!! Sin éxito por la compañía… decido ir sola. Me llama un día mi madre y me sorprende con que se ha cogido 15 días de vacaciones para acompañarme porque le da miedo que me pase algo. Yo encantadísima de la vida porque sé que tiene un espíritu más que montañero, luchador por conseguir lo que se le pone entre ceja y ceja… así que dormimos el martes 12 de Junio en Oviedo.

null

Por cierto, Oviedo me encantaaaaaaa!!!! Sentí que esta ciudad tiene un hueco para mi. Es muy limpia, la parte antigua muy cuidada (todavía no le llega a Salamanca pero… perdón si alguien se ofende, sí alcanza a Gijón, para mi gusto), las avenidas principales no caóticas como mi querida Madrid, me gustó muchísimo!!!!!

El miércoles y el jueves caminos bien pero mi madre después de comer no andaba, así que cogíamos la esterilla y debajo de cualquier árbol… a echarnos la siesta. Luego todo esto cambió porque andábamos cada vez más rápido, nos levantábamos también cada vez antes y a la hora de la siesta estábamos en un albergue, bien para toda la tarde o bien para descansar y volver a caminar otros 10 km.

El mayor problema que hemos tenido ha sido que un perro casi me muerde, era malo y estaba sin atar. Yo no tenía palo, sólo mi madre y con el miedo que le dan, en vez de asustarle yo creo que le motivaba más a mordernos… nos libramos de él, no sé cómo y más adelante nos garantizó un hombre que el día antes había mordido a otro peregrino. Para prevenir tuve que robar un palo… sí, lo robé porque los mejores palos que veía eran los de las puertas de las casas, pero me volví para atrás para decírselo al dueño y sin problema me dijo me lo llevara que él cogía otro. El problema vino después cuando mi madre se sueña con que nos van a atacar todos los perros del resto del camino (os podéis imaginar cuántos quedaban, era el segundo día!!), no duerme esa noche y al día siguiente bajo mínimos. Nos ladran millones de perros atados, en fin, pasamos un día regular que acabó en llanto de la tensión… casi abandonamos pero la mañana siguiente despertó de otro color, salió su espíritu luchador y de nuevo adelante!!!!! Estuvimos tres días sin perros bajando y subiendo hasta los 1200 m del Puerto de Palos, desconectó de los ladridos que no le salían de la cabeza y… el resto del camino sobre ruedas!!!! Muy fuerte, las piernas le iban solas y muy rápido, siempre iba delante de mi!!!

null

El camino lo hicimos con un grupito al que normalmente veíamos sólo al llegar al albergue: 3 banqueros jubilados de Castellón de 60 años (dos abandonaron), 1 chica de año sabático también de Castellón de 34 años, 1 cocinero jubilado de 69 años, mi mami de 54 y la menda lerenda.

Yo vengo nueva amigos!!! Necesitaba empaparme de naturaleza y así ha sido. Menuda chuza nos calló un día!!! Un día se llevó el primer premio pero también hubo segundo, tercero… y hasta cuarto!!!! El día del gran premio acabamos en una pulpería con las manos, como decía mi madre, con principios de congelación:), secándonos la ropa en un radiador que nos encendieron para nosotras y… por supuesto… comiendo galleguíllamente!!!!!

Me encanta la gente asturiana de los pueblitos. Se asoman a la ventana para después salir y preguntarte si necesitas algo o simplemente para charlar un rato!!!! Hablaban y no éramos capaces de irnos porque… no eran capaces de borrar nuestra sonrisa, unos por secarucios, otros por mentirosos y otros porque te los comías de la ternura y bondad que expresaban sus palabras.

null

Los últimos tres días íbamos acompañadas del cocinero con quien nos reíamos muchísimo porque nosotras queríamos llegar el domingo a Santiago y el resto del grupo que quedaba no tenía prisa y le dolía la espalda queriéndonos encasquetar cositas en nuestras mochilas así que le dije a mamá que había que huir de los morrudos madrugando y caminando más rápido y… de este modo llegamos a Santiago!!!! Un éxito de aventurilla, siento que la primera mitad del viaje era para disfrutar yo y la segunda para que disfrutara mi madre y yo viéndola a ella… ha sido muy especial!!!!

En fin, os contaría y no acaba, pero tengo que preparar mi nuevo viaje, me voy mañana a Madrid para volar el sábado a Inglaterra donde buscaré hasta debajo de las piedras palabras inglesas para poner en mi boca.

null

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *