RUTA DE LAS JUDERÍAS, CAMINOS DE ANTAÑO Y PAISAJES DE HOY

null

Hola a todos, muy buenas las crónicas de Eva con sus vacaciones pasada por agua (y como se nota el nivel de champions!!! Hablas de ir de un lado a otro de Francia como yo hablo de moverme por mi barrio) y la versión de Alberto sobre el campeonato universitario de escalada (casi uno se imagina los movimientos con las descripciones que haces de los pasos). Si alguno no las habéis recibido pues en el rincon del trotamundos están.

Yo estuve el domingo con Rafa, Javier, Manolo y Pedro en Cabezuela del Valle, hicimos la ruta de Las Juderías. Un antiguo camino de herradura que unía antaño los valles del Jerte y el Ambroz, atravesando por los Montes Tras la Sierra y el puerto de Honduras. La ruta se inicia en el pueblo de Cabezuela del Valle, junto al Puente de origen romano que cruza el río Jerte, sube por el llamado camino de los Callejones y alcanza el alto de San Salvador desde donde se divisa la garganta de Honduras, por cuyo márgenes discurre casi todo el rato el camino.

La ruta esta llena de alicientes, un paisaje espectacular el que nos ofrece la fosa teutónica del valle de Jerte con toda su grandiosidad, los farallones rocosos del Torreón de Béjar, la estratégica sierra de Tormantos, famosa por sus historias de maquis y refugio de la Serrana de la Vera. Las escarpadas cumbres del pico de la Covacha y cientos y cientos de bancales, repletos de cerezos y otros árboles frutales.

En el camino, los robledales y el agua son una constante hasta llegar al puerto de Hondudas, donde se da vista al valle del Ambroz, una especie de senrengeti extremeño. El puerto es Un lugar ideal par tomarse la merienda y disfrutar de la naturaleza, el paisaje y las historias que cuentan los pastores y cabreros de la sierra.

El descenso se hace por un camino empedrado que desciende por el valle de la Gargantilla, en un paisaje de alta montaña, salpicado por robles centenarios, arces, castaños y huertos repletos de hortalizas y frutales. Al final del camino esta el pueblo de Gargantillas, una antigua aldea de pastores que se asienta en los margnes de la garganta, con bellos miradores sobre el Ambroz y lugar de enlace con otros senderos que recorren la sierre.

Os mando algunas fotos. Mañana me voy a Madrid al museo de la Ciencia y al parque de atracciones y este fin de semana para Gijón (un poco de descanso de la montaña no viene mal, aunque a lo mejor el sábado nos vamos a Quirós a desempolvar los pies de gato y ver cuan torpes estamos escalando).

null

null

Manolo Santervás

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *