VIAJANDO EN EL TIEMPO

null

Me alegro de que en el Cabo de Gata no hayan hecho tantos estropicios urbanísticos como en otras zonas de la costa. Posiblemente vayamos el último fin de semana del mes de mayo, con las niñas, a que Alicia conozca el mar. También me parece muy bien que hayan restaurado el molino de camino a Genoveses porque si no lo hacen ese molino se viene abajo con lo bonito que es (pero bueno, ya se sabe, el dinero hay que gastarlo en hacer mastodontes como el de la playa de los Algarrobicos y no en un molino con el que no se va a especular y este es el que ha tenido que esperar para su reconstrucción).

Consulto el blog a menudo, me parece que está muy bien. Ya mandaré alguna cosa que sea reciente porque la última vez que estuve viajando por Grecia fue hace 2 años y lo que veo en el blog son cosas recientes.

Por aquí ya llegó el verano. Hace calor pero el campo está precioso con las lluvias caídas. El fin de semana pasado nos hartamos de escalar. Se ha editado una nueva guía de Desnivel de escalada en Cuenca y se nota que vienen más madrileños, alicantinos, valencianos y de toda España en general a escalar con el libro de la mano. La guía está muy bien, con fotos en lugar de los dibujos típicos, pero se confunde en el nombre de algunas vías. Ya estamos haciendo 6b, esta semana tengo al compañero de cordada lesionado porque forzó con una rodilla en un desplomado y la tiene como un melón de hinchada.

No sé si leíste el domingo pasado el periódico El País. Me fui a correr por la mañana y al volver me compré el periódico y me paré a leerlo en una cafetería. Había un artículo que hablaba de la posible localización de la ciudad principal de Tartessos en las marismas de Doñana. Me acordé de que esto lo decía Antonio el andaluz cuando estábamos allí en su casa. El autor del artículo decía que por la localización que indicaban los historiadores antiguos debía estár por la zona pero nunca se había pensado en las marismas porque se creía que siempre habían estado inundadas. Pero nuevos estudios hechos por un geólogo habían descubierto que entre 1000 y 500 años antes de Cristo la zona estuvo seca hasta la llegada de un tsunami que inundó la zona y que la dejó como está ahora. Ese tsunami fue el que presumiblemente destrozó la ciudad.

Adivina quién era el geólogo de la universidad de Huelva que había hecho los estudios y las catas en el terreno: pues sí, un tal Antonio Rodríguez del que decían que se había criado en las marismas y cuyo padre había trabajado de guarda en el parque (también decían que su abuelo había trabajado en las marismas). Casi pegué un salto en la cafetería. Muchos años después y mira dónde tengo noticias de Antonio. Fue algo que me emocionó, un momento mágico.

Te mando una foto de una vía en la zona del alfar en Cuenca que hace 6 meses me parecía imposible y que ahora la hago sin despeinarme (el de la foto es Nacho, un amigo de Cuenca del grupo de escalada).

null

null

Guiller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *