ALTAÏR, TREKKINGS POR LA PENÍNSULA

Ya esta en los quioscos el especial ALTAÏR dedicado al senderismo por la Península. En esta ocasión la revista se ha decidido por el viaje interior y en sus paginas nos muestra la diversidad y riqueza del paisaje, la naturaleza y los pueblos peninsulares por los que discurren los caminos reseñados.

null

Algunos de los senderos discurren junto al mar. Es el caso del GR 92 parte del cual recorre la costa almeriense y el Parque Natural del Cabo de Gata, pasando entre salinas, viejos volcanes, recónditas calas y desnudos paisajes.

El Camino del Norte recorre toda la Cornisa Cantábrica, atraviesa paisajes empapados de verdor y lluvia, rías llenas de colorido y pueblos que concentran su mirada en el mar, cuya arquitectura se adentra lentamente en el paisaje montañés. Este sendero parte de Irún, pasa por Santander y llega hasta el cabo de Estaca de Bares en Galicia.

Dos de los senderos publicados, recorren las tierras del interior, el que sube hasta las cimas nevadas de las montañas palentinas y el soriano, que pasa por las profundas hoces erosionadas en la tierra castellana, las llanuras amesetadas cubiertas de pinares y por pueblos de rancio abolengo.

Uno más, atraviesa las cumbres montañosas de los Pirineos, uniendo el cabo de Cap de Creus, en el Mediterráneo, con el cabo Higuer, en el Cantábrico. Un camino que une pueblos y culturas diversas, valles angostos por los que discurren caudalosos riachuelos y paisajes de montañas de gran belleza esculpidos por el hielo.

De la ciudad de Tarifa, catedral del viento, arranca el sendero más al sur de todos los recogidos en este numero especial de la revista ALTAÍR. Este, tras dejar los bellos espacios dunares que se extienden por toda la costa gaditana, donde el viento y el mar caminan de la mano, se adentra en los túpidos bosques del Parque Natural de los Alcornocales. Un mosaico de diversidad de la flora y la fauna mediterránea.

Por ultimo, ALTAÍR se atreve con la Vía de la Plata, cuya riqueza histórica, cultural y paisajística, supera con crece todos los posibles caminos que recorren de norte ha sur la Península. La Vía de la Plata atraviesa por los últimos espacios naturales mediterráneos vírgenes de toda Europa, se adentra en ciudades y pueblos de alto valor arquitectónico y cultural, y convive con las costumbres y tradiciones del mundo rural, desaparecidas en la mayor porte del territorio peninsular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *